Estación de tratamiento de agua potable de Emasesa en el Carambolo
Estación de tratamiento de agua potable de Emasesa en el Carambolo - MJ LÓPEZ OLMEDO

El agua de Sevilla es la de mayor calidad entre las grandes ciudades españolas

Los sevillanos le dan una calificación de 7,9 sobre diez en la última encuesta realizada por Emasesa

SEVILLAActualizado:

Una cata realizada recientemente por el experto sumiller de aguas Faustino Muñoz, señalaba el agua de Sevilla como la de mayor calidad entre las de las grandes ciudades de España. Concretamente, la puntuación obtenida era de 8 sobre 10, un registro que coincide con la valoración que hacen los usuarios de Sevilla sobre su propia agua -7,9 sobre 10 en la última encuesta realizada-.

Parte del «éxito» de la calidad de agua que distribuye la Empresa Metropolitana de Aguas de Sevilla, Emasesa, a más de un millón de usuarios se debe al origen de la misma. Los embalses de los que se abastece están situados, mayoritariamente, en el río Rivera de Huelva, cuyo trazado discurre en su mayor parte por zona de sierra, dentro del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche.

Se trata, por tanto, de un agua muy preservada, con escasa o nula contaminación derivada de la actividad humana. Esto, unido a la calidad del terreno por el que circula el agua -básicamente silíceo y con poca presencia de zonas calizas-, hace de ella un agua de excelente calidad con un grado de mineralización muy aconsejable para el consumo humano.

No obstante, si bien la calidad del agua que reciben los usuarios de Sevilla y su área metropolitana tiene su origen en estos embalses, no es menos cierto que el tratamiento que recibe en la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) Carambolo, dotada de tecnologías avanzadas, permite eliminar aquellas sustancias que pueden aportar turbidez y color así como cualquier otro elemento o microorganismo que deterioren las características de potabilidad que exige la normativa en vigor, garantizando continuamente un agua excelente.

Control de calidad

Emasesa cuenta con un completo programa de control de calidad que incluye todo el proceso, con programas de alerta temprana y vigilancia en embalses, en la ETAP y con más de 200 puntos de control distribuidos por los más de 3.800 kilómetros de redes de abastecimiento, entre los que se incluyen 24 Estaciones de Control de Calidad con medidas en continuo y transmisión de datos distribuidos en puntos representativos, 67 puntos fijos de control periódico de la calidad del agua circulante y más de 100 puntos en zonas de especial vigilancia (zonas de bajo consumo, polígonos industriales, finales de tramo, etc.).

Todo ello se complementa con controles aleatorios en grifos de los consumidores, garantizando de esta manera la calidad desde el origen hasta el punto de consumo.

Para este control, Emasesa cuenta con laboratorios propios acreditados según la normativa más exigente y dotados con la tecnología suficiente para la realización de las analíticas requeridas por la Administración Sanitaria para el control de calidad de las aguas de consumo público.

Los análisis realizados permiten disponer de datos de calidad del agua diariamente y suponen un total de más de 175.000 análisis al año, un número que supera ampliamente los mínimos establecidos en la legislación, pero que se ajusta a los estándares de calidad que la empresa considera adecuados, y así ha sido reconocido por la autoridad sanitaria competente.

Agua para cuatro años

Las fuertes lluvias caídasen la provincia de Sevilla a lo largo de este mes de marzo aseguran el suministro de agua para cuatro o cinco años. Así lo ha asegurado este martes José Antonio González Carballo, jefe de calidad de agua de la estación de tratamiento de agua potable que la Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla (Emasesa) tiene en El Carambolo.

Las últimas precipitaciones adquieren una mayor importancia teniendo en cuenta de que en el caso de que no hubiera llovido se hubiera activado el nivel de prealerta de sequía, «que no es preocupante pero sí ocupante en buscar nuevos recursos», ha afirmado González Carballo. Con todo, ha matizado que «la situación ahora es excelente. Los seis embalses de los que se abastece Emasesa están ahora mismo aliviando agua, sin embargo antes de las lluvias estaban al 61%».

A fecha de este martes, 20 de marzo, los embalses están al 95,3% de su capacidad. Destacan Gergal y Melonares, que están al 100%. En su opinión, «fue un éxito que se construyera el pantano de Melonares porque es el que va a garantizar el abastecimiento en Sevilla frente a las peores situaciones que hemos vivido en el pasado».

La mayor concienciación ciudadana en un uso responsable del agua se percibe en el hecho de que el promedio de consumo se ha reducido un 28% en las últimas décadas hasta los 115 litros por habitante al día de la actualidad. A pesar de que los sevillanos son más eficaces y hay cada más electrodomésticos eficientes, sólo un 7% del agua que llega a los hogares se destina al abastecimiento de consumo humano. Por este motivo, Emasesa insiste en las campañas de concienciación.

Por otro lado, gracias a las políticas de eficiencias (plan de sectorización de fugas) Emasesa cumple con los objetivos de eficiencia de pérdida de agua en la red reduciéndola de un 21,7% en 1997 a un 12,28% en 2017, por debajo del 15,5% exigido por la Unión Europea.