El intento de secuestro se produjo en la avenida del Greco, en las inmediaciones de una sucursal
El intento de secuestro se produjo en la avenida del Greco, en las inmediaciones de una sucursal - ABC
Sucesos

Intentan atracar al director de una sucursal bancaria del Greco

La Policía Nacional detiene a dos sospechosos, uno de ellos un conocido delincuente del Polígono San Pablo, que iban armados con una escopeta de caza

SevillaActualizado:

La llamada providencial de un vecino puso sobre la pista a una patrulla de la Policía Nacional de la Comisaría de Nervión que este miércoles detenía a dos presuntos atracadores; uno de ellos es un conocido delincuente del Polígono San Pablo. Su objetivo era el director de una sucursal bancaria del Greco, según las primeras averiguaciones de la Policía, al que iban a abordar justo cuando abriera la oficina a primera hora de la mañana.

Este testigo clave, que dio la voz de alerta, vio a cinco jóvenes manipulando un arma de fuego en la calle y avisó a la Policía. Momentos antes, los sospechosos habían intentando abordar a la víctima, a la que estaban esperando en las inmediaciones de la sucursal sobre las ocho de la mañana.

Las mismas fuentes consultadas confirmaron que el director los vio acercarse cuando estaba aparcando su vehículo. Sospechó de inmediato que algo no iba bien y en lugar de detener su vehículo, reanudó la marcha de manera agresiva para ahuyentarlos. Poco después llegaba la Policía alertada por el vecino que había visto a los supuestos atracadores desde una ventana de su casa. De los cinco individuos que vieron los testigos, los agentes de Seguridad Ciudadana consiguieron arrestar a dos de ellos. El resto se dio a la fuga. Los detenidos son dos jóvenes, de nacionalidad rumana y española. Este último muy conocido por sus antecedentes y vecino del Polígono San Pablo.

Los sospechosos tenían planeado huir en un vehículo robado. Al parecer, el coche lo habían sustraído supuestamente un día antes después de entrar en una vivienda de Valdezorras y llevarse la llave del coche. Los agentes comprobaron además que el arma que llevaban, una escopeta de caza, tampoco tenía un origen lícito conocido ni los portadores tienen permiso.

Del caso se ha hecho cargo el Grupo de Atracos, que está analizando la posible participación de los detenidos en otros robos violentos recientemente denunciados. Por ahora, se les imputa los delitos de falsedad documental, tenencia ilícita de armas, robo de vehículo y robo con fuerza.