Puerta de acceso al piso de la barriada de Los Prunos donde falleció el bebé de año y medio
Puerta de acceso al piso de la barriada de Los Prunos donde falleció el bebé de año y medio - RAÚL DOBLADO

Investigan la muerte de un niño de año y medio por un golpe en la cabeza en Su Eminencia

Lo ingresaron el domingo en el hospital con traumatismo craneoencefálico

SEVILLA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Policía Nacional está investigando las extrañas circunstancias en que se produjo la muerte en la noche del sábado al domingo de un niño de año y medio que vivía en un piso de la barriada de Los Prunos, junto a la antigua carretera de Su Eminencia. La madre y su compañero sentimental ingresaron al menor por Urgencias en el Hospital Virgen del Rocío pasada la medianoche sin que los médicos pudieran hacer nada para salvar su vida.

La intervención policial se inició después de una comunicación de madrugada de los sanitarios, que certificaron que el niño presentaba un traumatismo craneoencefálico que sería el que le habría provocado la muerte. Antes de que amaneciera ya estaban los agentes en un bajo de los bloques de la calle Binéfar, examinando el interior de la vivienda y tomando declaración a los vecinos, muy impactados tanto por el suceso como por la presencia policial.

Nadie en Los Prunos oyó la noche del pasado sábado pelea o bronca alguna procedente del piso de la pareja, que vivía de alquiler. «En esa casa no había problemas; lo único que se escuchaban todos los días eran los llantos típicos de niños pequeños que se están criando, pero nada más», confirma a ABC una vecina, que atestigua también la angustia en el rostro de la madre del bebé antes de salir disparada al hospital con su pareja porque habían intentado reanimar al niño en la casa y éste no reaccionaba.

Dos meses conviviendo

El piso en el que residen lo alquiló el año pasado él, que estudió de adolescente en la barriada de Los Prunos y que ha acabado viviendo allí con sus dos hijos. Desde hace un par de meses compartía el espacio con ella, que se mudó con sus dos niños sumando dos adultos y cuatro menores al hogar. Una vecina del bloque se quedó la madrugada del sábado al domingo a cargo de los tres cuando la madre y su compañero sentimental salieron pitando al Virgen del Rocío con el niño inconsciente.

«Conozco a la madre de saludarla y de cruzarnos con los niños, y es una persona normal, agradable... Y de él tampoco creo que te vaya a hablar mal nadie del barrio, porque se le ve ante todo una persona responsable y que tiene un empleo», resume otra residente de la calle Binéfar, donde hay quienes todavía no se terminaban ayer tarde de creer que el pequeño hubiera muerto. «¿Está seguro de que no está ingresado?», preguntó un representante vecinal al periodista.

La Policía Nacional es quien se está haciendo cargo de la investigación. De entrada, se llevó a la comisaría tanto a la madre del niño como al novio, para tomarles declaración y aclarar las circunstancias en las que se pudo producir el fatal desenlace. Los investigadores están abordando con especial celo este caso, ya que las pesquisas acaban de arrancar y, atendiendo a los testimonios recabados entre los vecinos, no se descarta la hipótesis del accidente doméstico por el que sólo se le podría dar el pésame a la pareja por tamaña desgracia.