La presencia de Jesús López Cobos en Sevilla es garantía de calidad. Millán Herce

Jesús López Cobos: «Una orquesta sinfónica nunca pierde su actitudcuando está en el foso»

Jesús López Cobos es ya un clásico dentro de la Orquesta Sinfónica de Sevilla. A él le corresponderá cerrar esta semana la temporada de abono de la Ross con un concierto veraniego compuesto por obras de Schnittke, Prokofiev y Félix Mendelssohn.

ANDRÉS GONZÁLEZ-BARBA
Actualizado:

SEVILLA. Este director ha preparado un programa muy oportuno en torno a una obra tan popular como «El sueño de una noche de verano», de Mendelssohn. Además de esta obra se interpretará «(K)lein Sommernachtraum» de Schnittke, y «Un día de verano, Suite» de Prokofiev. Se trata de la primera vez que la Sinfónica interpreta estas obras, «algo que siempre es muy interesante ya que toda orquesta debe agrandar su repertorio», comenta López Cobos. La originalidad de este «Sueño de una noche de verano» es que es su versión íntegra, en la que intervendrán dos solistas, el Coro de la Asociación de Amigos del Teatro de la Maestranza y una narradora, María Esperanza Sánchez, que irá leyendo textos de la obra de Shakespeare.

Para el maestro zamorano esta temporada ha sido muy especial porque no ha estado ligado a ninguna orquesta: «La ventaja de estar libre es que nada te distrae. Ha sido una liberación de responsabilidades, ahora, eso sí, viajando muchísimo». Esos viajes lo están llevando a París, en donde tiene un contrato con la Ópera de París hasta el 2004. Precisamente ahí está triunfando ahora con «Carmen», y el año que viene también hará «Los Cuentos de Hoffman» y «El barbero de Sevilla». De «Carmen» ya ha hecho seis funciones antes de venir a Sevilla, y después realizará otras seis: «Es un montaje espléndido porque no ha sido una versión españolizada ni afrancesada, sino que ha tenido un equilibrio, además poder representar esta ópera en la Ópera de París es lo máximo».

Gracias a estos montajes y a otros que está realizando en la capital francesa, como el «Manon Lescaut» de la pasada temporada, López Cobos se está ganando al exigente público parisino: «El público en la ópera es mucho más extremo que en el ámbito sinfónico, se entusiasman o protestan con la misma facilidad. Por eso el público de París no es nada fácil», reconoce este director.

«Otelo» en el Maestranza

Este reencuentro de López Cobos con la ópera también podrá ser disfrutado en Sevilla ya que en octubre dirigirá a la Sinfónica en una versión de «Otelo», en el Teatro de la Maestranza, que contará con Carlos Álvarez. Respecto al hecho de colaborar con la Ross en el foso, este director afirma que «la ventaja de una orquesta sinfónica al bajar al foso es es que ésta nunca pierde su actitud de orquesta sinfónica, mientras que las orquestas de foso son más rutinarias porque son más anónimas». Por ello este maestro comprende que las orquestas de foso den conciertos encima del escenario para trabajar la dinámica habitual en las orquestas.

También la presente temporada está siendo distinta para este maestro en cuanto a que ha debutado en un escenario tan especial como es el Teatro Real, que aún no conocía. Igualmente realizará ópera en el Teatro del Liceo de Barcelona y se reencontrará la próxima temporada con la Orquesta Nacional de España, una agrupación que ha alcanzado su reputación en el extranjero en gran medida gracias a la labor desempeñada por el maestro zamorano cuando era su director titular. Mientras irá al festival de Peralada.