Paquita Rico en 1950
Paquita Rico en 1950 - Sin firma
ARCHIVO GRÁFICO EN INSTAGRAM

Una jovencísima Paquita Rico en 1950

Recordamos en nuestro Instagram esta imagen histórica de Sevilla rescatada de la hemeroteca de ABC

SevillaActualizado:

Tras rescatar varios rincones de la ciudad en el pasado a través de la hemeroteca de ABC de Sevilla, esta semana dedicamos el serial #ArchivoABCsev en Instagram (pincha aquí para seguirnos) a una mujer muy especial para Sevilla. Nuestra protagonista es Paquita Rico. En esta imagen, que fue publicada en nuestro periódico en 1950, vemos a una jovencísima Francisca Rico Martínez haciendo una de las labores típicas del hogar.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de ABC de Sevilla (@abcdesevilla) el

La cantante y actriz de la calle Pelay Correa, le dio vida en sus películas a María de las Mercedes en «Dónde vas Alfonso XII», a la Malvaloca, a María Morena y a la moza de cántaro de Lope de Vega. La sevillana fue una de las figuras más importantes del cine de la posguerra. También es recordada por la película «El balcón de la luna», que reunió por primera y última vez a las tres grandes artistas de la época: Paquita Rico, Lola Flores y Carmen Sevilla.

En la imagen vemos cómo eran las cocinas de los años cincuenta: de carbón. Tal y como Paquita Rico está haciendo, había que avivar las brasas con un abanico para mantenerlas encendidas. Actualmente sólo vemos algo similar en los carrillos de los castañeros que pueblan las calles del centro en Navidad. Un sistema infinitamente más rudimentario y trabajoso que el de nuestro tiempo. El menaje de cocina y los utensilios también nos dicen mucho de cómo se cocinaba entonces: búcaros, algún perol, vasijas de cerámica y poco más. Muchos recordarán esas tazas de latón pintadas en rojo, en blanco o en azul marino, como esa que vemos encima del cántaro, y que curiosamente están recuperando algunos bares de aire «vintage».

Hace un poco más de un año esta artista nos dijo adiós, en julio de 2017, y sus cenizas fueron depositadas en el columbario de la capilla de la Esperanza de Triana, en el barrio que la vio nacer.