Varios jueces de la Audienica de Sevilla
Varios jueces de la Audienica de Sevilla - ABC
Tirbunales

Los jueces de la Audiencia de Sevilla se rebelan contra las grabaciones que ralentizan su trabajo

Los 19 magistrados de las secciones penales reclaman que les envíen las actas por escrito para evitar lo «caótico» que seria escuchar los voluminosos sumarios

SevillaActualizado:

Los jueces de la Audiencia de Sevilla se han rebelado contra las grabaciones que les envían sus compañeros, los jueces de instrucción, y han pedido que les envíen los procedimientos por escrito para agilizar los tiempos. La resolución jurisdiccional, a la que ha tenido acceso ABC, se tomó tras un pleno en el que todos los magistrados de las secciones penales de la Audiencia de Sevilla (con excepción de varios que estaban de baja) estuvieron de acuerdo en firmar ese auto, dictado por la sección VII de la Audiencia de Sevilla.

Según han explicado varios magistrados de la Audiencia, con esta resolución pretenden agilizar su trabajo ya que últimamente la mayoría de los voluminosos sumarios les llegan en formato digital lo que supone que se ralentiza su tarea ya que deben escucharla en lugar de acudir a los textos escritos, que les supondría menos tiempo.

Normalmente a los magistrados de la Audiencia de Sevilla, que llevan meses denunciando las sobrecarga de trabajo, les llega el CD con los voluminosos procedimientos. Esto supone que los magistrados deben escuchar toda la grabación desde el comienzo del primer documento o la fecha hasta el final. Y ello ralentiza de manera importante su trabajo.

Además, según ha explicado uno de los jueces afectados, en muchos casos cuando escuchan la grabación tienen que pararla para anotar lo que consideran de importancia, algo que antes era mas fácil pues sólo tenían que subrayar lo que consideraban importantes.

Contra un juez de instrucción

La resolución se toma después de que se produjera un escrito del fiscal recurriendo la decisión de un juez de instrucción de Sevilla que le envió las actas en una grabación en lugar de hacerlo por escrito. El fiscal recurrió y la resolución recayó en la sección VII de la Audiencia que decidió llevar el tema a un pleno ya que esta cuestión estaba generando mucho malestar entre los jueces.

En ese pleno, en el que estuvieron presentes todos los magistrados decidieron por unanimidad solicitar que, a partir de ahora las comparecencias se las envíen por escrito. Aunque, como matiza el auto, no se trata de una resolución gubernativa, es un tema que afectará a los jueces de instrucción que realizan normalmente declaraciones y tal y como determina la ley son grabadas pero, en algunos casos, no son transcritas.

Los magistrados consideran que la fórmula escrita, compatible con la grabación, tiene todas las garantías ya que para eso está el secretario judicial que da fe de que lo que se está transcribiendo es lo que realmente se está diciendo en el juzgado.

En este sentido, el auto recuerda que no existe ninguna norma que determine la grabación audiovisual de la de las declaraciones sumaríales como única forma de documentarlas. Se recuerda que el carácter escrito de la fase instructor debe distinguirse de la fase decisoria o del juicio oral

Sobresfuerzo

El auto, que cita varias sentencias anteriores de otras audiencias provinciales, insiste en que las grabaciones audiovisuales de las declaraciones judiciales sin acta escrita, no solo vulneran la ley de enjuiciamiento Criminal sino que «provocan una extraordinaria lentitud y sobreesfuerzo en cualquier operador jurídico que tenga con que tomar conocimiento del proceso como es el caso de los tribunales de apelación».

Y también repercuten en el trabajo del Fiscal ya que «deberán emplear en ello el mismo tiempo que el instructor utilizó en tomar las declaraciones sumado al que deben utilizar para estudiar el conjunto de la causa y al necesario para dar respuesta a acto procesal que corresponda frente a la agilidad del acta escrita».

«La rémora que supone las grabaciones audiovisuales resulta insalvable y además absolutamente innecesaria», dicen los magistrados que afirman que es verdaderamente «preocupante si se tienen cuenta que la finalidad de la del expediente digital va dirigida a la reducción de los tiempos de la tramitación de los procedimientos».

El auto no está exento de una critica velada hacia los jueces de instruccion, Ya que se asegura que los únicos favorecidos en la sustitución del acta escrita por la grabación audiovisual «son los juzgados de instrucción ya que el juez no tiene que memorizar y discernir lo trascendente de los irrelevante».

Una tarea que consideran ardua cuando son declaraciones extensas y que el letrado de la administración de justicia ya no tiene que estar presente en las declaraciones estando bajo su responsabilidad el contenido del acta escrita y el funcionario que no tiene que transcribirlas me mecanográficamente.

Este sentido, se explica que la lentitud y el sobreesfuerzo sería equiparable a si el juez recibiera en formato CD las declaraciones de los testigos investigados por los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. «Si este mecanismo fuera ágil ya se habría adoptado en los servicios de guardia, pero es fácil imaginarse que provocaría una situación caótica», dicen recordando que resulta «practicamente imposible» localizar en un juicio los minutos exactos donde se afirma una u otra cuestión trascendental en un juicio.

En este sentido recalcan «la distorsión» que provoca y piden «que no se convierta cada juicio en un esfuerzo titánico».

«No podemos más», ha dicho el juez de la sección cuarta Francisco Gutiérrez, cuya sala está actualmente celebrando el juicio del delito societario de Mercasevilla. De hecho, el magistrado se ha preguntado qué hubiera ocurrido si la macrocausa de los ere hubiera llegado toda en un CD y los jueces tuvieran que haber escuchado los miles de folios que contiene.