Campus de Palmas Altas
Campus de Palmas Altas - Abc
Ciudad de la Justicia

La Junta asume el proyecto de Susana Díaz de la Ciudad de la Justicia en Palmas Altas

El viceconsejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local cree que es una solución viable y se reunirá con el alcalde de Sevilla para hablarlo el viernes

SevillaActualizado:

El actual Gobierno de la Junta de Andalucía asume y considera «viable» y una posible solución que la Ciudad de la Justicia se ubique, como adelantó ayer ABC, en Palmas Altas tal y como proyectó en secreto el equipo de la exconsejera de Justicia, Rosa Aguilar.

El proyecto, muy avanzado y con un coste aproximado de 80 millones de euros, supondría que todos los órganos unipersonales, incluido el Decanato, se trasladarían a las siete torres donde se ubican Abengoa y la universidad Loyola Andalucía mientras que la Audiencia de Sevilla seguiría en su actual ubicación en el Prado.

El viceconsejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Manuel Alejandro Cardenete, confirmó ayer que el Gobierno anterior «avanzó bastante en una posibilidad real» que era aprovechar las instalaciones del Campus de Palmas Altas, porque la universidad tiene previsto marcharse en septiembre al nuevo campus en Dos Hermanas y que Abengoa también ha anunciado su salida para este verano.

«Se trata de instalaciones con siete edificios donde se ha hecho un estudio de viabilidad y de espacio que podría ser ocupado para desarrollar esa Ciudad de la Justicia que se viene demandando tanto por parte de jueces y letrados, como por parte de la ciudadanía», aseguró el número dos de la Consejería.

Problema de acceso

El tema se abordará el viernes en una reunión que mantendrá el vicepresidente Juan Marín con el alcalde de Sevilla que «para que todo esto acabe en buen puerto, que debido a que es una zona de desarrollo nueva, haya nuevos accesos, pues hay pero todavía no lo suficiente». Además de esta reunión, según ha podido saber ABC, el equipo del viceconsejero se ha puesto en contacto con anteriores responsables de Justicia para que le expliquen los detalles del proyecto que se llevó en total secreto. De hecho, incluso la Junta organizó una visita a la que iba a llevar a algunas personalidades de la Justicia en un autobús a Palmas Altas.Pero finalmente lo aplazó para no dar publicidad al proyecto.

En cualquier caso, desde el Ejecutivo reconocen que Palmas Altas tiene un problema de acceso, aunque se ha mejorado con la pasarela sobre la SE-30, pero no tiene buena conexión de autobuses. También ven positivo el nuevo gran centro comercial que se abrirá cerca del campus, y que está invirtiendo en el acceso al mismo. «Ahí existe una colaboración público privada de la que nos podríamos ver beneficiados. El alcalde, Juan Espadas, confía en llegar a un acuerdo con la Junta de Andalucía sobre la ubicación recordando que esa administración «es la promotora aunque el proyecto esté en Sevilla».

El Ejecutivo admitió que hay un informe que le pasó el Gobierno anterior donde se analizan las posibilidades de esos siete edificios para trasladar prácticamente todos los órganos unipersonales. «El proyecto sería viable, incluso no ocuparía todo el campus completo para lo que sería una verdadera Ciudad de la Justicia», dijo Cardenete.

Según la Consejería, Palmas Altas costó en su momento más de 130 millones de euros y lo que se está analizando ahora no es solamente el ahorro que supondría abandonar todas las instalaciones alquiladas, sino también el mantenimiento de las instalaciones porque consideran importante no sólo como se mudan a las nuevas instalaciones, sino también lo es cómo se mantendrán allí.

La Junta recuerda que estas instalaciones tienen la categoría de eficiencia energética y que supondrían un ahorro de costes de mantenimiento. «Por tanto, en estos momentos lo que se está empezando a ver es la parte de la viabilidad económica», aseguran.

Además afirman que hay cabida, un informe y un estudio que destaca que caben todos los juzgados y que hay incluso posibilidad de crecimiento con edificios no ocupados en una primera fase, y posibilidad de expansión en las instalaciones. «Estamos en la fase cuantitativa o económica, en un momento que es adecuado, ya que estamos trabajando en los nuevos presupuestos del año 2019, con lo que cual sería un momento ideal para acometer este tipo de cambios», aseguraron.

Sin fechas

Aunque el Ejecutivo no quiso hablar de plazos ya que primero tienen que trasladarse las empresas que se encuentran allí, admiten que antes de verano no será posible, porque ni la Universidad Loyola habría acabado su curso ni Abengoa habría realizado su traslado. Se trata de un asunto que la Junta considera que está en su agenda y que el consejero «tiene claro que una de las prioridades es dar cobertura al sistema judicial que tenemos en Andalucía» además de reconocer que hay que seguir invirtiendo y creciendo para que el servicio se pueda dar.

«Podemos garantizar que durante este mandato, si todo va bien, dentro de la prudencia, este proyecto supone una vía de posible gran solución, después de cinco ubicaciones previas», dijeron afirmando que, si la sexta opción es la buena, «bienvenida sea para que Sevilla tenga la Ciudad de la Justicia que necesita». Además, el Ejecutivo asegura que con el campus de Palmas Altas habría margen para más juzgados ya que en Sevilla hay colapso porque no se pueden alquilar más edificios.

Ahora falta salvar otro escollo: el escepticismo entre los operadores jurídicos y el recelo que jueces, abogados y procuradores tienen hacia una ubicación que se aleje del céntrico Prado de San Sebastián.