El Museo Arqueológico, tras el estanque de la Plaza de América
El Museo Arqueológico, tras el estanque de la Plaza de América - Vanessa Gómez
Cultura

La Junta espera cerrar el Museo Arqueológico de Sevilla antes de final de año

El nuevo Gobierno autonómico prefiere la rehabilitación del actual edificio y no un traslado definitivo

SevillaActualizado:

El Gobierno andaluz ultima el cierre del Museo Arqueológico Provincial de Sevilla, el histórico edificio de Aníbal González en el Parque de María Luisa, para que puedan iniciarse las obras de reforma, pendientes desde hace años pese a la más que evidente degradación del recinto. De hecho, ya se están licitando contratos para el material de embalaje y se han dispuesto 300.000 euros para los preliminares de la mudanza, de manera que se espera tener cerrado el museo antes de final de año.

Así lo expusieron ayer a ABC fuentes de la Consejería de Cultura, que informaron de que se sigue buscando una sede para el período en que dure la reforma del actual museo. En realidad, dos sedes, puesto que la idea es seleccionar la parte más esencial y conocida de la colección y poder mantenerla expuesta durante el tiempo de rehabilitación y el resto —hay más de 500.000 piezas— almacenarlo con rigor y minuciosidad en otro lugar. En este sentido, el actual equipo de gobierno regional ha estudiado «diversas opciones», aunque va a descartar la de las naves de Defensa en Eduardo Dato, para la que el Ejecutivo andaluz mantuvo contactos en los últimos años con el Ministerio de Defensa, visitando incluso los terrenos e instalaciones, pero que finalmente no convence al actual gabinete. Ni como lugar de almacenaje ni con una rehabilitación más profunda para que sirva como museo provisional ni mucho menos como ubicación definitiva. De hecho, el planteamiento actual descarta que se vaya a abandonar el actual Arqueológico sino que simplemente se va a esperar a su reforma para volver a usarlo cuando ésta concluya. Los planes que se habían manejado para nuevas instalaciones en otro punto de la ciudad ya no se van a barajar.

Se confía en el entendimiento creciente con el Ministerio de Cultura, que se ha mostrado muy receptivo para dar ritmo a la reforma del viejo edificio, y la Junta espera tener licitada la obra en sí a primeros del año que viene después del modificado del proyecto que emprendió Guillermo Vázquez Consuegra. La coyuntura, por tanto, es la de mantenerse en el mismo lugar y emprender de una vez la ansiada obra que le dé dignidad al museo. La colaboración con el estado es total en este sentido durante los últimos meses.

Los planes, por tanto, pasan ahora por organizar la mudanza y, antes, escoger el lugar en el que se pueden exponer las piezas más importantes de la colección. Como avanzó ayer este periódico, la predilección en este sentido es el antiguo convento de Santa María de los Reyes, en la calle Santiago y de titularidad de la Consejería de Fomento, pero aún no está del todo definida esta cuestión por los reparos y demoras burocráticas que podría conllevar. Por ello, no se descartan otros edificio similares y públicos de la capital andaluza. Siempre, eso sí, hasta la reforma completa del Arqueológico, que prevé cerrarse al público antes de fin de año. El resto de obras se guardarán y custodiarán en unos almacenes de la Junta en La Rinconada.

Al hilo de este asunto, el portavoz del PP del Ayuntamiento de Sevilla, Beltrán Pérez, recordó ayer que la ciudad reclama «un Museo Arqueológico ambicioso, renovado y a la altura» y que él mismo obtuvo en 2017 «el compromiso del Gobierno central, entonces del PP, de apostar por una reforma profunda y de cinco años de duración, que es la que hay que exigir al Estado».