Pese a que el Estado no aportó financiación, el ministro Barrionuevo inauguró el Palacio de Congresos, acto en el que aparece junto al alcalde, Manuel Del Valle, y con el entonces dirigente de la Diputación Sánchez Monteseirín en segundo plano. ARCHIVO

La Junta puso en 1985 más de mil millones para Fibes y no reclamó nada al Gobierno de González

M.D.A
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

SEVILLA. La Junta reclama al Gobierno central financiación para la ampliación de Fibes, algo que no planteó cuando se puso en marcha la construcción del Palacio de Congresos. De hecho, se comprometió a financiar gran parte del proyecto sin reclamar nada al Gobierno de entonces, regido por el socialista Felipe González.

En julio de 1985 las cinco instituciones implicadas en la construcción del Palacio de Congresos firmaron un protocolo comprometiéndose a desembolsar los 3.000 millones de pesetas en los que entonces se presupuestó la nueva feria de muestras. Según este protocolo, la Junta se comprometía a suscribir el 35 por ciento del capital, 1.050 millones de pesetas, mientras que el Ayuntamiento, la Diputación y la Feria de Muestras asumían el 20 por ciento del coste, unos 600 millones, y la Cámara de Comercio asumía el 5 por ciento, 150 millones. El resto se financiaría a través de un crédito hipotecario.

Los problemas surgidos en la construcción del proyecto provocaron que en octubre de 1987 el presupuesto se aproximase ya a los 6.000 millones de pesetas y se crease una situación tan tensa entre los socios que incluso la Cámara de Comercio se plantease retirarse del consorcio. Tras la aprobación formal de la ampliación del presupuesto de la obra, las instituciones que formaban parte del consorcio -Junta, Ayuntamiento, Diputación, Feria de Muestras y Cámara-, se comprometieron a financiar la construcción del Palacio de Congresos, sobre todo la administración autonómica.

Entonces la Junta también trataba de ser igualitaria en el trato a las capitales andaluzas, aunque en una forma algo distinta. El entonces consejero de Economía, José Aureliano Recio, aseguró que la Junta estaba dispuesta a aplicar en la Feria de Sevilla «la misma filosofía que en la feria de Granada», donde la participación de la administración autonómica se cifraba en un 65 por ciento de la construcción del nuevo palacio ferial.

El Palacio de Congreso, tras cinco años de obras y diez desde que se pusiera en marcha el proyecto, no fue oficialmente inaugurado hasta noviembre del año 1990 y cortó la cita el entonces ministro José Barrionuevo, pese a que el Estado no financió la obra. En el acto estuvo acompañado del alcalde Manuel del Valle, el presidente de la Diputación, Miguel Ángel Pino, y entre otros, del hoy alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín.