Exterior del bar Citroën en el parque de María Luisa
Exterior del bar Citroën en el parque de María Luisa - ABC
TRIBUNALES

Un juzgado de Sevilla suspende cautelarmente el cierre del Bar Citroën, en el parque de María Luisa

Podrá permanecer abierto hasta que se resuelva el recurso contra la decisión del Ayuntamiento de recuperar el edificio

SEVILLAActualizado:

El histórico Bar Citroën seguirá abierto tras el auto dictado por el Juzgado de lo contencioso administrativo número 5 de Sevilla, que ha estimado las medidas cautelares solicitadas por Sanguino Abogados para garantizar la continuidad de su actividad mientras se resuelve el procedimiento judicial.

Como se recordará a mediados del pasado año el Ayuntamiento comunicó tanto a este establecimiento como al restaurante La Raza su decisión de recuperar ambos edificios, que son de titularidad municipal, para darles un nuevo uso, lo que impediría que sus actuales inquilinos no podrían optar a la nueva concesión. La decisión fue recurrida en ambos casos y La Raza consiguió ya que un juez suspendiera el cierre de este restaurante a la espera de la resolución judicial, algo que ha vuelto a suceder en el caso del Bar Citroën.

De esta forma, el juzgado ha suspendido cautelarmente los acuerdos adoptados por el consistorio para la extinción de la concesión demanial derivada de un arrendamiento de renta antigua que permite la explotación del Bar Citroën en las inmediaciones del Parque María Luisa, basándose en «evitar el posible perjuicio irreparable».

Junto al recurso interpuesto contra el acuerdo del consistorio declarando la extinción de la concesión del bar, Vanessa Villegas, abogado socio de Sanguino Abogados y experta en concesiones administrativas, solicitó la suspensión de la ejecución de dicho acuerdo con objeto de permitir «la continuidad de la actividad del establecimiento durante la resolución del contencioso».

Benito González, propietario del Bar Citroën, ha manifestado su satisfacción por la decisión del juzgado «ya que nos garantiza continuar con nuestra actividad y sobre todo seguir con la explotación de un establecimiento histórico de Sevilla que da empleo más decena de personas, algunos de ellos con una gran antigüedad”.