Una de las mujeres afectadas por el cierre de la clínica
Una de las mujeres afectadas por el cierre de la clínica - ABC
Tribunales

Dos juzgados de Sevilla investigan ya la «estafa» de la clínica dental

Más de 500 ciudadanos han presentado quejas en el Colegio de Dentistas que hoy decide si presenta querella

SevillaActualizado:

Dos juzgados de instrucción de Sevilla investigan ya la supuesta estafa de la clínica iDental que cerró sus puertas hace unos días. Según confirmaron fuentes judiciales, uno de esos juzgados ya ha tomado declaración al actual representante legal de la clínica dental.

Sin embargo eludió cualquier responsabilidad asegurando que la empresa era otra. De hecho tal y como publicó ABC, la empresa ha cambiado de manos y ahora es propiedad de Dental Global Management, empresa matriz a la que ahora pertenecen las sociedades que usan la marca iDental. Y mantuvo las tesis de que se trata de una cuestión de los anteriores gestores de la clínica. Los nuevos propietarios se desentienden así de lo ocurrido con cientos de pacientes a los que le hicieron un tratamiento incorrecto pese a haber pagado un crédito.

Se trata de unas diligencias previas que se han sumado a las que lleva otro juzgado de instrucción de Sevilla y en las que han sido citados dos administradores de iDental como investigados de supuestos delitos de estafa, apropiación indebida y falsedad documental. Estas declaraciones tendrán lugar el próximo día 12.

Además otras fuentes judiciales han asegurado que este fin de semana también han acudido numerosos ciudadanos al juzgado de guardia con la intención de denunciar su caso. Está por ver si ambas investigaciones y las denuncias que sigan llegando se acumulan y se remiten a un único juzgado como suele ocurrir en estos casos.

Por otra parte el Colegio de Dentistas de Sevilla decidirá hoy si presenta querella contra la clínica. Ayer ascendían a 502 el número de quejas por el tratamiento de pacientes que se consideran estafados. Las prótesis que ponía esa clínica se rompían «con morder un bocadillo», según han denunciado numerosos afectados que han relatado como en muchos casos les ponían materiales de poca calidad o que no eran de su tamaño o incluso les anulaban las citas.