Kyrie eleison en San Bernardo

Kyrie eleison en San Bernardo

Actualizado:

POR AURORA FLÓREZ

La liturgia antigua de la Iglesia Católica se custodia en San Bernardo, donde cada domingo se celebra el rito con el Misal de 1962 conforme al Motu Proprio Summorum Pontificum del Papa Benedicto XVI, pero ayer, cuando toda Sevillla vivía la resaca multitudinaria de la vuelta del Gran Poder a su basílica y se aprestaba a vivir el IV centenario del Cristo de las Tres Caídas de Triana, a las seis de la tarde se produjo otra gran brecha en el tiempo, retrotrayendo a los fieles de San Bernardo a ecos no recordados por muchos y olvidados por otros de la solemnidad del canto más profundo a Dios.

Cuatro décadas

Hace cuarenta años que no se celebraba en Sevilla una Misa Gregoriana Solemne, y la de ayer, oficiada por monseñor Gilles Wach, superior del Instituto de Cristo Rey, sociedad apostólica de Derecho Pontificio, que después ofreció una conferencia sobre «El nuevo movimiento litúrgico de Benedicto XVI», llenó la parroquia de espiritualidad, misterio y belleza en la lengua oficial de la Iglesia, el latín, con la envoltura de resonancias sacras de la Misa de Angelis, interpretada por el Coro Virgen de las Nieves, de Sanlúcar la Mayor.

La recuperación de la Misa Gregoriana, al igual que la defensa del culto religioso en su estado más tradicional, ha venido de la mano de la Asociación «Una Voce»-nacida en 2004-, defensora y propulsora del Motu Proprio, y el rito de ayer estaban seguros de que redundaría en el bien de muchas almas, además de favorecer el conocimiento de la tradición litúrgica de la Iglesia, desconocida por muchos fieles.

Desarrollo espiritual

El canto gregoriano, tesoro musical del catolicismo, recuperó también en San Bernardo su misión de ayudar al desarrollo espiritual frente a Cristo. Los fieles pudieron sentir ese estremecimiento que las voces del coro provocaron con su solemnidad, del Kyrie eleison -Señor ten piedad- al Deo Gratias.

Diácono y subdiácono en el rito clásico devolviendo para uso devocional ese patrimonio inmaterial que es el latín litúrgico. El sacerdote de cara a Dios, ad orientem, en la misma dirección de los fieles,para que todo el espacio quedara centrado y encerrado en el sentido de sacrificio que tiene la Misa, parecía una estampa en sepia en medio de la seria imponencia de los cantos sacros.

El tesoro histórico, religioso y espiritual de la liturgia antigua se hizo realidad, cuatro décadas después, en un rincón de Sevilla. Ad maioren Dei gloriam.

La parroquia de San Bernardo acogió ayer la celebración de una Misa Gregoriana Solemne, organizada por la asociación «Una Voce». Hace cuarenta años que Sevilla no vivía esta antigua liturgia

GOGO LOBATO

El acto de ayer en San Bernardo fue multitudinario