Obras de la nueva urbanización en la Hacienda el Rosario
Obras de la nueva urbanización en la Hacienda el Rosario - Rocío Ruz
Urbanismo

Las licencias de obra crecen en Sevilla más del 30% y ya duplican las de los años de la crisis

El repunte del mercado inmobiliario en la capital andaluza se traduce en casi mil licencias ya a mitad de año; en 2018 la cifra rozó las 1.400 y en 2017, las 1.200

SevillaActualizado:

La recuperación de la economía de los últimos años tiene uno de sus mejores parámetros de análisis en las licencias de obras, un termómetro ideal para calibrar la coyuntura y que, en el caso de Sevilla capital, muestra muy a las claras que quedaron muy superados los años de la crisis, que tuvo sus peores secuelas entre 2012 y 2015. Tanto es así que, en lo que a ese apartado concreto se refiere, actualmente se conceden en solo medio año las mismas licencias que se daban durante un año completo en los años más duros y con menos movimiento económico. En sólo seis meses se rozan el millar de permisos, cifra a la que no se llegaba en hace cuatro o cinco años ni sumando los doce meses.

Los registros oficiales de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, a los que ABC ha tenido acceso, indican con absoluta rotundidad que las obras han tomado de nuevo ritmo de crucero en la ciudad. El crecimiento de las licencias de obras lo demuestran con números elocuentes. Sin ir más lejos, de enero a agosto de este año, esta área municipal ha concedido un total de 915 licencias de obras, una cifra similar a la del total de licencias concedidas en el año 2015, cuando fueron 921 en el doble de tiempo. Un año antes, en 2014, tampoco se llegó al millar sumando el ejercicio completo, ya que se dieron únicamente 985 licencias de obras. Ahora se da la misma cantidad en la mitad de tiempo.

Esas 915 otorgadas hasta ahora permiten pensar que a final de año se superarán las 1.800 licencias, otro dato que resulta verdaderamente relevante, ya que el total del año pasado fue de 1.379. En 2017 fueron 1.179 y, un año antes, 1.055, cuando se superó el millar en doce meses tras los años oscuros de la crisis inmobiliaria. Teniendo en cuenta esa previsión de más de 1.800 licencias cuando acabe diciembre, quedará un porcentaje de subida sólo en este último año de más del 30% con respecto al año anterior. Un dato de peso.

La misma conclusión puede extraerse si lo que se analizan son las declaraciones responsables registradas en la Gerencia, una figura relativamente nueva y que ha ido creciendo mucho en los últimos años. En este caso no se puede comparar, ni mucho menos, con los años de la crisis, cuando aún no se había articulado del todo este mecanismo, por entonces residual. Pero si se cotejan los números que se acumulan hasta agosto en relación a las cifras globales de los ejercicios anteriores, también se puede deducir que el repunte es un hecho claro. Hasta el 1 de agosto se han registrado 607 declaraciones responsables en Sevilla capital, lo que permite pensar que cuando concluya diciembre se van a sobrepasar las 1.100. En 2018, el total fue de 841, lo que significa que se va a producir un aumento con respecto al año pasado de casi el 40%. En 2017 las declaraciones responsables fueron 761 y el año anterior, 712. Este aspecto también dibuja perfectamente el escenario positivo que se atraviesa.

Más dinero

Por otra parte, si en lugar del número de licencias se repasan las cantidades generadas con esa concesión de licencias (el presupuesto que se declara en cada obra), los totales vuelven a ser contundentes y las conclusiones, similares: las obras vuelven a gozar de buena salud en la ciudad y recuperan registros previos a la crisis. Hasta el inicio de este mes de agosto, los presupuestos de licencias concedidas por Urbanismo superan los 173,5 millones de euros, lo que permite calibrar que cuando acabe el año la cantidad puede estar en torno a los 350 millones. En 2018, el montante de los doce meses fue de 280 millones, con lo que la subida será del 25% en un año.

En 2017 la suma de las cantidades presupuestadas en todas las licencias concedidas llegó a los 230 millones, mientras que en 2016 la cifra fue cien millones menor y se quedó en 130 millones, menos que lo que se ha logrado durante este ejercicio en sólo seis meses. En los años duros de la crisis, la cantidad de dinero que se acumulaba durante el año completo era incluso inferior a los cien millones: en 2015 la suma de los presupuestos incluidos en las licencias de obras que se otorgaron alcanzó únicamente los 78,4 millones, mientras que en el ejercicio previo, el de 2014, se quedó en los 66,3 millones en un año completo. Justo antes del estallido de la burbuja inmobiliaria, esas cantidades totales estaban en el entorno de los 170 millones de euros (el dato, por ejemplo, de 2012). Ahora se duplican esas cantidades económicas.

Lo mismo ocurre con los presupuestos que se incluyen en las declaraciones responsables, que ha alcanzado al llegar a este mes de agosto los 42,9 millones, diez más que en todo el ejercicio pasado, cuando se llegó a los 32,7 millones. Un año antes, en 2017, la cifra de los doce meses fue de 16,8 millones. La estadística es rotunda.