Catamarán de limpieza en el río Guadalquivir de Sevilla
Catamarán de limpieza en el río Guadalquivir de Sevilla - ABC
MEDIO AMBIENTE

Lipasam recoge al año en el río unas 20 toneladas de basura en Sevilla

El catamarán Anastasio Senra retira a diario botellas de plástico, vidrio y objetos flotantes de poco peso pero de gran impacto visual y Costas limpia de escombros los márgenes

ABCActualizado:

Las tranquilas aguas de la dársena del Guadalquivir sustentan un ecosistema singular, con una magnífica lámina para la práctica de actividades deportivas como el piragüismo o la pesca. Sin embargo, la suciedad que se acumula en su superficie y en las márgenes del río es denunciado por clubes deportivos y asociaciones ecologistas, que ven con frecuencia un sumidero de basuras y ratas en lugar de un atractivo turístico y paisajístico para la ciudad.

Botellas de plástico, latas, madera, vidrio, metales, bicicletas... La presencia de basura sólida flotante es un grave problema medioambiental para la denominada «calle ancha de Sevilla». Sólo al año, el catamarán Anastasio Senra de la empresa municipal Lipasam retira alrededor de 20 toneladas de residuos flotantes, poco peso pero de gran impacto visual.

Desde el año 1991, este barco se encarga de los servicios de limpieza y protección ambiental de la dársena del Guadalquivir. Desde entonces, presta sus servicios de lunes a viernes entre el Huevo de Colón y el puente de las Delicias, adaptando las frecuencias de actuación a las necesidades de cada uno de los 23 tramos en los que se divide la dársena.

Los residuos flotantes se canalizan hacia la zona entre cascos de la embarcación, en la que se encuentra una pala multihoradada donde se van recogiendo. Una vez la pala llena, se eleva y los descarga en un contenedor instalado para tal efecto. Para poder retirar objetos sumergidos el barco ha sido utillado con una grúa que es capaz de elevar y manejar objetos semisumergidos de tamaño medio y un peso inferior a 2.000 kilos. Además, el catamarán Anastasio Senra va dotado de un sistema que permitiría su participación en la extinción de cualquier incendio que se pueda producir en la dársena del río, mediante su chorro de agua, y dirigir suciedad flotante hasta un lugar determinado para su posterior recogida. Asimismo, desde la embarcación se procede también a la limpieza de pintadas de las zapatas de los puentes y del muro de la calle Betis.

El catamarán dispone también de una pequeña embarcación para acceder a las zonas de difícil acceso para proceder a su limpieza.

En el primer año de actuación se extrajeron de la dársena del Guadalquivir numerosos vehículos, tanto automóviles como motocicletas que llevaban años abandonados en sus orillas o sumergidos. Una vez normalizado el estado general de limpieza, el trabajo rutinario consiste en la retirada de material que flota sobre las aguas, aunque también se han encontrado cadáveres de personas.

Urnas funerarios

Desde que existe en el cementerio de San Fernando horno crematorio, el catamarán Anastasio Senra se tiene que enfrentar también con un tipo de problema distinto: las urnas funerarias, que además, generalmente van acompañadas de otro tipo de elementos como son las coronas de flores o velas.

El Guadalquivir se ha convertido en el lugar preferido por la mayoría de los sevillanos para depositar las cenizas de sus seres queridos a cualquier hora del día. Aunque suele ser por épocas, el lugar en el que aparecen más urnas es en las proximidades del puente de Triana, aunque también se encuentran por la zona del puente de la Barqueta.

La mayoría de personas depositan las cenizas en el interior de las urnas, y éstas no se hunden sino que normalmente se quedan flotando. Lipasam recomienda que en caso de depositar las cenizas de un ser querido en el río, no se deposite también la urna, sino simplemente las cenizas, aunque una solución podría ser el uso de urnas biodegradables.

Hay temporadas en las que la barcaza Anastasio Senra ha llegado a recoger dos o tres urnas por día. A pesar de que no hay mareas en el río, el aire provoca que las urnas se metan en numerosas ocasiones debajo de las cañas en las bandas del río, de ahí la dificultad para recogerlas.

El Servicio Provincia de Costas en Sevilla, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, también realiza actuaciones de mantenimiento y limpieza en las márgenes de tierra del río. Entre los residuos más frecuentes que los operarios encuentran destacan trozos de cables robados, animales muertos, escombros de obras de viviendas, restos de botellonas, sobre todo en el tramo de la Cartuja, neumáticos e incluso electrodomésticos, como lavadoras o frigoríficos.