La lista incluye monumentos como la Torre de don Fadrique, San Hermenegildo y la Torre de la Plata
La lista incluye monumentos como la Torre de don Fadrique, San Hermenegildo y la Torre de la Plata - ABC
Proyectos encallados

La lista negra del patrimonio municipal de Sevilla

El Ayuntamiento no ha logrado darle salida a una quincena de asuntos históricos pendientes de la ciudad durante el último mandato

SevillaActualizado:

En la lista negra del patrimonio de Sevilla de competencia municipal siguen apareciendo al menos una quincena de proyectos históricos pendientes ya sea por falta de presupuesto o por los problemas burocráticos que los hacen encallar. Más allá de la falta de inversión estatal o autonómica en los últimos años, que han retrasado la restauración de las Atarazanas y hecho fracasar el plan de rehabilitación de los museos Arqueológico y de Artes y Costumbres Populares y la ampliación frustrada del Bellas Artes; el Ayuntamiento hispalense no ha logrado dar salida durante este mandato a una serie de clásicos llevan décadas engrosando ese catálogo de debes del Consistorio.

Uno de los espacios que pese a su importancia histórica y patrimonial continúa en estado de degradación es la Torre de la Plata. Si bien el Ayuntamiento ha planteado que en el lugar donde ahora se explota un aparcamiento considerado «ilegal» se construya el futuro museo de la Semana Santa, aún está en un estado embrionario la gestión para eliminar ese parking y comenzar los trabajos. Junto a la Torre de la Plata, la Casa de la Moneda y las murallas contiguas se encuentran en un lamentable estado. Adepa propone que en los locales que hoy en día ocupa el Servicio de Patrimonio del Ayuntamiento entre la Torre de la Plata y la casa de Vermondo Resta, con motivo del quinto centenario de la Circunnavegación, se cree un museo de América. Igualmente, los conservacionistas piden facilitar un recorrido por la almena.

La muralla de la Macarena sigue pendiente de una restauración que no sólo evite los desprendimientos que se han producido últimamente, sino que se recupere como potencial turístico. El Ayuntamiento cuenta ya con los fondos por parte del 1,5% Cultural del Estado, y está a la espera de la licitación. Lo mismo ocurre con la Torre de Don Fadrique, para la cual el Ministerio de Fomento aportará el 45% de los 1,2 millones de euros presupuestados para su restauración. El Ayuntamiento deberá afrontar el otro 55% para la apertura definitiva de este símbolo del antiguo convento de Santa Clara, que también necesita obras en zonas como el compás, los antiguos talleres y la sala de enterramientos. El gobierno de Espadas sí cumplió con el Arzobispado para financiar el coste de la restauración de la iglesia, tal y como estaba estipulado en un convenio firmado hace dos décadas.

Otro de los grandes fiascos en estos últimos años ha sido San Hermenegildo. La antigua iglesia de los jesuitas, cerrada desde hace 13 años, necesita 1,6 millones para reparar las cubiertas. Parecía que la solución iba a ser la vinculación con el proyecto de la comisaría de la Gavidia (abandonada desde hace tres lustros). Incluso, se llegó a anunciar un concurso para que ésta se convirtiera en un hotel cuya concesionaria se obligara a transformar San Hermenegildo en el museo del Parlamento Andaluz. Sin embargo, en marzo se conoció que ambos proyectos quedarían desvinculados y que el templo desacralizado se convertirá en un teatro, para el cual ni hay presupuesto ni fecha.

Sí hay fondos ya para la adquisición de la casa de Luis Cernuda, aunque no se ha ejecutado aún. Adepa propone que allí se ubique un museo vivo de la Generación del 27. También hay fondos para la restauración integral de la Fábrica de Artillería, que continúa mayoritariamente clausurada, como lo está aún el Mercado de la Carne, que ha pasado de proyectarse como un mercado gourmet a hacerlo como museo y auditorio. Con fondos del Edusi se está interviniendo en las naves de Renfe, a las que debe unírsele el cercano monasterio de San Jerónimo.

Por su parte, San Laureano tiene ya una partida aprobada, pero no tiene un proyecto ni fecha definida. San Agustín también parece ver la luz como hotel. La Fábrica de Vidrio, por otro lado, está a la espera de la elaboración de un Plan Director definitivo, mientras que la Casa Murillo necesita otra inversión para exponer enseres relacionados con el pintor. Cerrando esta lista negra aparecen el museo de la Cerámica y el Castillo de San Jorge, cuyas instalaciones están en mal estado y obligan a cerrarlos temporalmente cada dos por tres.