Acto solemne de inauguración del curso académico en la Universidad Loyola
Acto solemne de inauguración del curso académico en la Universidad Loyola - Rocío Ruz
Universidades

La Loyola estrenará campus de diseño con el reto de crecer y llegar a los 10.000 estudiantes

El rector inaugura el curso con el objetivo de crecer en excelencia y en calidad; las nuevas instalaciones de Dos Hermanas supondrán una inversión de 40 millones de euros

Mercedes Benítez
SevillaActualizado:

Con los obreros aún dando los últimos toques, ayer fue inaugurado el curso en la Universidad Loyola Andalucía junto a su futuro nuevo campus de Dos Hermanas. Aún falta para que se inaugure el campus de la Ciudad del Conocimiento que pretende convertirse en un nexo con la gran Sevilla metropolitana y que será inaugurado el próximo 20 de noviembre. Ayer en el edificio central del Parque de Innovación y Desarrollo Dehesa de Valme, cedido por el Ayuntamiento de Dos Hermanas y ubicado junto al campus, el rector, Gabriel Pérez Alcalá, explicó que el futuor campus será «una apuesta por engrandecer la ciudad».

Según ha explicado el rector durante su discurso, el reto de la universidad es crecer hasta ser más del triple de lo que hoy son, ya que el objetivo es llegar a los 10.000 estudiantes. «Para ser la Universidad que queremos ser, esa universidad con la que soñamos, la que diseñamos en nuestro proyecto, aún hemos de crecer hasta ser más del triple de lo que hoy somos, pues el tamaño medio de las universidades más prestigiosas del mundo, del tipo de universidad que nosotros aspiramos a ser, una research university, es de entre 10.000 y 15.000 estudiantes», ha especificado el rector.

Se trata de una meta que considera posible, puesto que hoy son ocho veces más grandes que cuando la universidad se creó hace siete años, pero supone multiplicar por más de tres los estudiantes que tienen actualmente, que no llegan a los 3.000.

En este sentido, el rector ha apostado por poner en marcha una universidad atractiva y que fomente la calidad porque, según ha dicho, aunque se trata de una universidad pequeña frente a los 500 años de la Universidad de Sevilla, deben enfrentarse a un reto diferente. Según ha manifestado, «mientras que los otros se enfrentan al objetivo de mantenerse, nosotros nos enfrentamos al de crecer».

Perez Alcalá ha insistido en que la Loyola sólo puede crecer si lo hace en excelencia y en calidad. «La Universidad Loyola se encuentra en su séptimo año de vida con la efervescencia de estrenar casa pero tiene todo el futuro por delante. Crecer en actividad, en calidad y en sabiduría», ha dicho.

Ceremonia especial por la Compañía de Jesús

El futuro campus tiene una primera fase, ya en funcionamiento, que ha supuesto una inversión de 40 millones de euros para albergar una comunidad universitaria de unas 2.500 personas entre personal y alumnado.

Las nuevas instalaciones ocupan una superficie de unos 36.000 metros cuadrados. Está formado por un edificio principal donde se encuentran los servicios centrales y de administración, salón de actos, aulas y laboratorios. Un segundo edificio da cabida a la biblioteca y otro a la capilla.

Esta primera fase se completa con las instalaciones deportivas. Un diseño en el que, según destacan desde la propia universidad, la sostenibilidad ha sido uno de los elementos fundamentales ya que aspira a contar con la certificación «Leed Gold». Se trata de un proyecto diseñado por el estudio internacional Luis Vidal Arquitectos.

El pasado curso hubo más de 2.000 convenios con empresas para prácticas

El acto solemne, al que han asistido además de los representantes de la universidad, el delegado del Gobierno en Andalucía, responsables de la Hispalense y la UPO y otras autoridades como el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, ha comenzado con una interpretación musical, tras lo cual el secretario general de la Universidad, Pedro Pablo Pérez Hernández, ha dado lectura a la memoria del curso anterior.

En ella ha recordado que en la Loyola hay 14 grados simples y 13 itinerarios dobles para un total de 4.773 estudiantes. De ellos, había 2.599 alumnos en grados, 256 en master, 67 en doctorados, 879 en programas de «executive» y 972 en estudios de idiomas.

El pasado año hubo 2.196 convenios para que los estudiantes puedan poner en práctica los conocimientos adquiridos. En cuanto a las becas se concedieron a 521 estudiantes y el importe fue el 5,4 por ciento de los ingresos de la universidad.

Mercedes Torres Jiménez, directora del departamento de Métodos Cuantitativos de la Universidad Loyola, ha presentado la lección inaugural sobre «La contribución de la investigación cuantitativa a la generación de valor. Optimización de la distribución geográfica» y ha destacado que hoy es un día especialmente importante. Porque no sólo se abre el séptimo curso sino que se hace en nuevo campus. «Creo que debemos estar orgullosos por este reto que es una muestra del crecimiento de esta nueva universidad», ha dicho. El acto ha finalizado con la interpretación del «Gaudeamos igitur».