Antonio Manuel Guerrero, miembro de la manada ha perdido su condición de Guardia Civil
Antonio Manuel Guerrero, miembro de la manada ha perdido su condición de Guardia Civil - EFE/Pepo Herrera

La ManadaEl guardia civil de La Manada pierde la condición de militar

Antonio Manuel Guerrero, miembro de la manada perdió la condición de guardia civil y militar en transposición del fallo en firme del Tribunal Supremo el pasado día 21

SevillaActualizado:

Antonio Manuel Guerrero, uno de los condenados por un delito continuado de violación en el conocido caso de La Manada, ha perdido desde el 21 junio la condición de militar, según ha publicado este jueves el Boletín Oficial del Ministerio de Defensa, consultado por Europa Press.

Según el documento oficial, Guerrero perdió la condición de guardia civil y militar en transposición del fallo en firme del Tribunal Supremo el pasado día 21.

Ese día, el Supremo revocó la sentencia de La Manada y elevó las condenas para los cinco acusados a 15 años de prisión por un delito continuado de violación con las agravantes específicas de trato vejatorio y actuación conjunta de dos o más personas.

En el caso de Guerrero, el tribunal le condenó a dos años más de cárcel, un total de 17, como responsable del delito de robo con intimidación del teléfono móvil de la víctima.

Antonio Manuel Guerrero, uno de los condenados por un delito continuado de violación en el conocido caso de La Manada, ha perdido desde el 21 junio la condición de militar, según ha publicado este jueves el Boletín Oficial del Ministerio de Defensa, consultado por Europa Press.

Según el documento oficial, Guerrero perdió la condición de guardia civil y militar en transposición del fallo en firme del Tribunal Supremo el pasado día 21.

Ese día, el Supremo revocó la sentencia de La Manada y elevó las condenas para los cinco acusados a 15 años de prisión por un delito continuado de violación con las agravantes específicas de trato vejatorio y actuación conjunta de dos o más personas.

En el caso de Guerrero, el tribunal le condenó a dos años más de cárcel, un total de 17, como responsable del delito de robo con intimidación del teléfono móvil de la víctima.