Manuel Capelo junto a una prensa de plomo en la puerta de la Casa de ABC
Manuel Capelo junto a una prensa de plomo en la puerta de la Casa de ABC - J. M. Serrano
El rincón de...

Manuel Capelo: «Con las redes sociales se hace más necesario aún el buen periodista»

Manuel Capelo aborda la transición digital del periodismo en su libro «Del plomo al bit» (editorial Sevilla Press)

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Del plomo al bit» (editorial Sevilla Press) es el libro que Manuel Capelo acaba de presentar en sociedad y, como el propio título indica, es el salto mortal que la prensa mundial ha dado en menos de treinta años, pasando de la arqueología impresora a la digitalización.

Nos conocimos en la edad de plomo, señor Capelo.

(Risas) Lleva usted toda la razón. Y lo bueno es que hemos sobrevivido para contarlo.

Por muy poco no conocimos a Gutemberg…

(Risas) Conocimos su herencia que ha estado vigente hasta hace muy pocas décadas y dejaremos para el futuro algo absolutamente distinto a lo que recibimos.

Aún recuerdo aquella redacción de ABC donde los linotipistas, con babis azules y el plomo de los tipos candentes, elaboraban las planchas que luego irían a la rotativa para ser impresas.

Esa es la primera imagen que tengo recién llegado a ABC. Grandes periodistas como Antonio Burgos, Manolo Ferrand, Manolo Ramírez y un joven Álvaro Ybarra, entre otros ilustres compañeros, necesitábamos del plomo para hacer el periódico. Hoy es otra historia.

Quizás me estoy poniendo muy romántico: pero quedarse a ver por las noches aquellas tiradas era recrear secuencias inolvidables de películas como «A toda plana».

En mi caso, esos recuerdos, se remontan a mi infancia, cuando iba a ver a mi padre a los talleres del diario Odiel en Huelva, que fue el primer periódico donde conocí el olor a noticia del plomo.

Fíjese: usted empezó escribiendo sobre una Olivetti, las noticias llegaban por teletipos, luego apareció el fax, las nuevas tecnologías y un mundo absolutamente nuevo, el de los periódicos digitales. ¿Hemos ganado o perdido en ese salto evolutivo?

Nostalgias y añoranzas a parte, creo que hemos ganado en inmediatez, amplitud y globalidad en el acceso a las fuentes informativas. Y la audiencia es muchísimo más amplia.

Hay una corriente de opinión que piensa que en ese salto se ha perdido el periodista tipo que conocimos por ejemplo en series como la de Lou Grant ¿La recuerda?

Ese periodista no ha muerto. En la redacción actual no hay Olivettis, ni campanitas de teletipos ni líquidos para revelar fotografías. Pero hoy, como hace tres décadas, hay personas honestas que cuentan historias para sus lectores.

Pero el reto era ser o no ser…

No había reto. Había que ser porque el tren venía en movimiento y te montabas o te arrollaba. La digitalización ya estaba afectando a la sociedad y el periodismo forma parte de la sociedad. Tenías que subirte en ese tren.

Recuerdo a compañeros como Antonio de la Torre y Fernando Carrasco en aquella incipiente digitalización de ABC…

Antonio de la Torre pone en marcha en el año 2000 la primera web digital de ABC de Sevilla. Fernando Carrasco, más recientemente, fue capaz de reconocer que los tiempos estaban cambiando, solicitando su incorporación a la redacción digital cuando aún no estaba integrada. Aunque ya no están con nosotros, hay que rendirle el tributo de los pioneros.

Javi Padilla parecía que tenía comunicación directa con el futuro y veía el porvenir con clarividencia de brujo…

A Javi Padilla le profeso una envidia sana por aquel olfato que lo llevó directamente a ser un emprendedor digital con éxito y muy pocos tropezones.

Las nuevas tecnologías y la facilidad de acceder a la información ¿han sido positivas o no para el periodismo de investigación?

Sin lugar a dudas. Si antes decíamos que han sido positivas para los periodistas, aún lo son más para el periodismo de investigación. La facilidad actual de comprobar datos de manera precisa e inmediata facilita ese tipo de periodismo.

¿Aún recuerdo cómo nos llegaba a la redacción de ABC los visitadores de la torre sur de la Plaza de España que accedían al despacho de Juan Guerra?

Si el caso Juan Guerra se hubiera producido en estos tiempos, el hermanísimo lo hubiera pasado mucho peor.

¿Ha terminado el proceso de digitalización de las empresas editoras?

No. Están muy avanzados pero no todos los medios son como los de Vocento y ABC de Sevilla, que están en un grado muy alto de digitalización.

Para muchos las redes han enterrado al periodista al uso. ¿Lo ve así?

No. Lo que sí está cambiando es la forma de distribuir la información. Pero el periodismo sigue igual en su esencia. Con las redes se hace más necesario aún el buen periodista.

Sea sincero: ¿a que tiene guardada en su casa como reliquia de museo una plancha de plomo con un artículo suyo firmado?

Sí, lo reconozco.