«A una marca líder se la intenta copiar»

Fernando Yélamos_Abogado__Es letrado de la empresa Inés Rosales desde 1982

Actualizado:

—¿Cuál ha sido el pleito más curioso sobre la marca?

—Como todas las empresas líderes, Inés Rosales ha pasado por muchas vicisitudes desde un punto de vista de propiedad industrial, porque ser líder conlleva normalmente que todos te intenten copiar. El pleito más curioso fue el que mantuvo con San Martín de Porres de Écija, empresa esta última que calcó literalmente todos los atributos del paquete de Inés Rosales y, tras un pleito largo, en 1996 el Juzgado de 1ª Instancia de Écija estableció en su sentencia que «el diseño de la letra impresa en los envoltorios de Inés Rosales es único en el mercado, y sus productos gozan, tanto a nivel nacional como internacional de una reconocida y tradicional fama», por lo que obligó a San Martín de Porres a modificar el envase y retirar todos los existentes en el mercado.

—¿La marca está protegida? ¿Qué piensa de la Ley de Patente y Marcas?

—Tanto la Ley de Marcas de 2001, como la Ley de Patentes de 1986, tienen sus lógicas lagunas y plantean los normales problemas interpretativos de cualquier norma; pero, han sido lo suficientemente útiles y han prestado la cobertura mínima necesaria para que los titulares de marcas y patentes estén medianamente protegidos. Refiriéndonos a Inés Rosales, se ha de reconocer que ha tenido una protección total, dado que desde 1934 sólo ha tenido que renovar y rectificar la denominación de la calle de su sede social, que lógicamente en esas fechas era Pablo Iglesias y calle Real.

—¿Qué cambiaría o aportaría?

—Aunque todo sea mejorable y perfectible, Inés Rosales está en buenas manos y ha configurado un grupo bien estructurado.