Mariano Bellver, con el alcalde y su esposa, Dolores Mejías, durante el traslado de las obras - J.M. SERRANO

Mariano Bellver prepara una segunda donación de obras de arte a Sevilla

El coleccionista ha dado el visto bueno al traslado de las 567 piezas ya concedidas a la ciudad, que están saliendo de su casa estos días con dirección al futuro museo de la calle Fabiola, que se inaugurará el 11 de octubre

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El coleccionista de arte Mariano Bellver y su esposa, Dolores Mejías, están preparando ya una segunda donación de obras de la escuela costumbrista a la ciudad de Sevilla, lo que implicará un proyecto de ampliación de la Casa Fabiola, donde se exhibirán las 567 piezas que ya ha cedido el matrimonio a partir del próximo 11 de octubre. Así lo ha anunciado el propio protagonista en un acto celebrado en su casa de la Plaza del Museo este martes, donde Bellver y el alcalde, Juan Espadas, han convocado a la prensa para mostrar el proceso de traslado de las obras a su nuevo destino, que se prolongará hasta el 15 de julio.

Según el coleccionista, que sigue adquiriendo obras en el mercado a pesar de su avanzada edad, tiene previsto realizar otra entrega al Ayuntamiento, e incluso una tercera más, para que su futuro Museo, que está preparando actualmente el especialista Ignacio Cano, conserve toda la pintura costumbrista sevillana que él ha podido reunir a lo largo de 60 años conformando la mejor colección de este estilo que existe en el mundo. De hecho, en el primer día de traslado de las piezas se han descolgado cuadros de Rico Cejudo, Gonzalo Bilbao o Villegas Cordero, entre otros muchos.

En esta primera entrega también se enviarán a la Casa Fabiola numerosos muebles del siglo XVIII, principalmente bargueños, que Bellver ha ido comprando en las últimas décadas en anticuarios y subastas. Pero su idea es ir mucho más allá y lograr que Sevilla cuente con un gran museo público dedicado al costumbrismo, por lo que continúa en negociaciones con el alcalde para ampliar el inventario que hasta ahora ha donado a los sevillanos.

El proceso hasta llegar a este traslado ha durado nada menos que 14 años, ya que el proyecto museístico ha sufrido muchos avatares en los distintos gobiernos municipales que se han sucedido, entre ellos dos cambios de ubicación, ya que la idea inicial es que el museo se ubicara en el Pabellón Real del Parque de María Luisa. Espadas ha confirmado que hay un diálogo abierto actualmente con el coleccionista para una ampliación del actual proyecto porque la intención de ambas partes es que, poco a poco, la casa de la Plaza del Museo en cuyas paredes hoy cuelgan centenares de obras de arte de la pintura sevillana del siglo XVIII se vacíe.