Mercedes Borrero
Mercedes Borrero - Raúl Doblado
Entrevista

«El mayor destrozo al patrimonio de Sevilla lo hizo un catedrático de Historia del Arte»

La historiadora y catedrática Mercedes Borrero lamenta el abandono de muchos conventos y de la torre de Don Fadrique, el único edificio civil medieval que se conserva en la ciudad

SevillaActualizado:

Mercedes Borrero Fernández (Sevilla, 1952) fue la primera catedrática andaluza de Historia Medieval y una de las primeras de toda España. Ha estado vinculada a la Universidad de Sevilla casi medio siglo y durante ese tiempo se ha forjado fama de uprofesora dura entre sus alumnos, aunque la mayoría de ellos le agradecieron años después su nivel de exigencia.

Hija de un obrero de Hytasa, estudió con beca y logró el premio extraordinario de doctorado, el premio de investigación «Ciudad de Sevilla» y el premio de investigación «Archivo Hispalense», entre otros. Ha publicado un libro sobre el origen del monasterio de San Clemente y numerosos estudios sobre historia rural de Andalucía.

Alfonso X el Sabio sintió siempre debilidad por Sevilla.

Sí, fue el que organizó la ciudad, tras la conquista, por las armas, de su padre. Fue un rey muy cultivado y lo hizo muy bien. Supo rodearse de gente muy preparada.

¿El No&Do del escudo de la ciudad es un reconocimiento de esa debilidad?

Sí. viene del abandono que sintió cuando todo el mundo se puso de lado de su hijo, Sancho IV. Se quedó solo y Sevilla fue la ciudad en la que se sintió más apoyado.

Pedro I El Cruel también tuvo una gran pasión por Sevilla.

Sí, y se hizo una bonita casa en el Alcázar.

Le decían tanto «El Cruel» como «El Justiciero». ¿Con cuál se queda?

Para los sevillanos fue «El Justiciero». Pedro estaba loco y era muy violento, pero las leyendas sevillanas lo hacen justiciero.

¿Qué hay de leyenda y de verdad en lo que se cuenta de este rey?

Es verdad que fue muy sevillano y hasta su madre está enterrada aquí. Es difícil discernir lo que hay de leyenda en torno a su vida.

¿Doña María Coronel era tan guapa?

No hay representaciones pero yo creo que Pedro I fue más por una cosa de soberbia que de belleza. Era la afirmación de su poder. Y como ella se le resistió, se encaprichó más.

¿Su sacrificio con aceite hirviendo tiene algún precedente histórico?

No, que yo recuerde. El aceite hirviendo se usaba en la Edad Media para repeler los asedios.

Las riadas y la basura eran dos grandes problemas de Sevilla en el XV. La basura se acumulaba junto a la muralla.

Sí. Las calles se pavimentaron en el siglo XV y se empiezan a hacer las primeras calles empedradas en el siglo XIV, aunque con el agua va. El alcantarilllado tardó mucho más. En el XVI, cuando hubo puerto en Sevilla, los que podían se iban al Aljarafe huyendo de los malos olores y de las enfermedades

¿Qué queda de la Sevilla medieval en la Sevilla actual?

De su estructura social no queda nada; de sus costumbres tampoco queda mucho, salvo la adaptación del Corpus, que no es sevillana. El único edificio civil medieval que existe en Sevilla es la torre de Don Fadrique, del siglo XIII, del hermano de Alfonso X. Y está abandonado de la mano de Dios.

Aquí vamos sobrados de patrimonio histórico no sobra pero no se respeta mucho y la piqueta ha hecho estragos, especialmente en los años 60 del pasado siglo.

Sí, se derribaron muchos palacios. Y cuando más se ha destrozado en Sevilla estaba de alcalde José Hernández Díaz, un catedrático de Historia del Arte, lo cual no deja de ser paradójico. Se hizo urbanismo por impulsos. Por la zona de Montesión también se tiraron varios palacios. El centro perdió mucha belleza.

Algunos conventos se están cayendo. San Leandro, Santa Inés...

Y otros muchos los tiraron. Desde San Laureano hasta la Barqueta estaba todo lleno de conventos.

¿Se podrían salvar convirtiendo una parte de ellos en hospederías?

Yo creo que al final habrá que hacer lo que se viene haciendo desde la desamortización, esto es, reunificar a todas las monjas que viven en ellos porque son muy pocas y no pueden mantener esos edificios. Y tampoco puedes meterles la piqueta. San Clemente lo restauró el Ayuntamiento de una manera admirable. Intentaron que las monjas se fueran durante las obras pero ellas aguantaron y eso es lo que las salvó.

Ha habido varios grandes terremotos en la Sevilla. El de 1356 hizo que se reedificaran templos como los de San Miguel, Omnium Sanctorum, Santa Marina y San Román.

El peor fue el de Lisboa, en el siglo XVIII. De todas maneras, han sido frecuentes en Sevilla. El crucero de la catedral se ha caído varias veces.

¿El urbanismo en la Sevilla medieval fue el que empezó a configurar el casco historico más grande de Europa?

Sí, pero ahí sí veo una gran herencia musulmana que lentamente se va adaptando. Aún se ven en el centro muchos adarves y callejones sin salida. Los que modificaron de una forma radical ese urbanismo musulmán fueron los franceses, que abrieron plazas. No había plazas en el siglo XIX en Sevilla.