Benito Navarrete es autor de un libro sobre Murillo indispensable para conocer al sublime pintor sevillano
Benito Navarrete es autor de un libro sobre Murillo indispensable para conocer al sublime pintor sevillano - Juan Flores
El Rincón de Benito Navarrete

«Con menos dinero público hemos logrado mayor impacto que el año de El Greco»

Autor de un libro sobre Murillo indispensable para conocer al sublime pintor sevillano, anda encantado con la magna exposición del Bellas Artes

SevillaActualizado:

Benito Navarrete fue, en la anterior corporación, el cerebro gris de Cultura, delegación que puso las primeras piedras de lo que el PSOE recuperó con muy buen gusto para la efemérides de Murillo.

Quiso aspirar a un año de El Greco en Sevilla, pero con el pintor de las Inmaculadas. No lo logró porque la política manda. Pero su semilla fructificó. Y el hombre del traje de las mil rayas está eufórico. Director del Departamento de Historia y Filosofía de la Universidad de Alcalá de Henares es también profesor titular.

Nos sorprende cuando dice que su magnífica obra «Murillo y las metáforas de la imagen» había que escribirla fuera de Sevilla y que conoció a Murillo pateándose los distritos.

¿Echa de menos la política cultural que usted pilotó en el Ayuntamiento sevillano?

Echo de menos el trabajo, el día a día. Y sobre todo echo de menos a la ciudad. Sin embargo la oportunidad que me ha dado Juan Espadas de colaborar en el Centenario ha colmado ese deseo.

Le recuerdo años ha hablándome sotto voce de lo que debería ser el IV Centenario de Murillo…

Era un proyecto muy ilusionante como se fraguó y lo fue aún más que la presente corporación retomara el testigo.

¿Cree que se han cumplido las mejores previsiones?

Creo que se ha cumplido de una forma muy digna no solo de devolver el verdadero retrato de un artista, sino de algo que considero también muy importante: poner a Sevilla en el panorama internacional del debate de la política cultural.

¿Incluso alcanzando al año del Greco en Toledo, que alguna vez fue el referente de la efemérides sevillana?

Sin ninguna duda. Hemos conseguido que con menos inversión pública hayamos alcanzado un impacto igual o mayor.

En cualquier caso, me gustaría saber por boca de un experto como usted, si la exposición del Bellas Artes satisface el nivel de exigencia más alto.

Se lo resumo en una frase: la incansable búsqueda de la excelencia.

Todo el mundo habla de la muestra ponderando la exclusividad de las obras expuestas y el concepto expositivo elegido. ¿Lo comparte?

Comparto el proyecto expositivo porque se ha hecho para demostrar que Murillo es un creador de temas iconográficos que cobran fortuna en su ciudad.

Han venido algunas obras que, desde que salieron del taller de Murillo, es la primera vez que vuelven a ver la luz sevillana.

Efectivamente. 22 obras que vuelven por primera a la ciudad donde fueron realizadas. Algo que considero irrepetible y que raya a la altura, por su excepcionalidad, de la exposición que hizo el pasado año el Metropolitan Museo de Nueva York sobre los dibujos de Miguel Ángel.

Parece imposible las cosas que se han dicho, desde el falso progresismo cultureta, viendo una exposición como esta…

El centenario se ha hecho para quitarle a Murillo la caspa…

En cualquier caso esta exposición sirve para poner a Murillo en su sitio y no en el que lo pusieron los ignorantes.

Es un paso decisivo en la consideración del artista y sobre todo supone el respeto que se ha ganado el museo de Bellas Artes a nivel internacional.

Permítame una curiosidad: ¿la exposición del Bellas Artes se ve con una sola visita?

Imposible. Hay que ir una y otra vez. Esta entrevista la estamos haciendo en la cola. Estuve en la inauguración y hoy (por el viernes) he vuelto.

¿Y dónde me recomendaría que me quedara a observar con detenimiento?

Sin lugar a dudas en la sección «Murillo pintor de historias» y la dedicada a la vida popular.

¿Es un atrevimiento decir que esta exposición es la mejor que se ha colgado en nuestra comunidad desde la dedicada a Velázquez en la Cartuja?

Es mucho más importante que la de Velázquez en la Cartuja. No porque hayas más obras, sino porque presenta al artista como un verdadero inventor de temas iconográficos.

¿Ha visto en Madrid la exposición de Cristian Álvarez sobre «Leonardo da Vinci. Los rostros del genio»?

Sí.

Le he leído en El País tacharlo de aficionado, de mitólogo, de poco científico… No lo veo entre sus preferencias, precisamente.

No, porque sólo me dedico a hablar de cosas serias. Me quedo con el conocimiento y olvido el espectáculo.

¿Me está diciendo que el comisario de esa exposición no es serio?

Creo que hay dos comisarios. Uno el presentador televisivo de Pasapalabra que escribe libros denominados best sellers. Y otra comisaria de la Biblioteca Nacional, donde se exponen los dos códices de Leonardo, que considero la máxima autoridad en España sobre códices.

Lo que no entiendo es que la exposición de Cristian y la de la Biblioteca Nacional converjan en una simbiosis tan chocante…

La televisión tiene mucha fuerza.