Fernando Mellet, llegando a los juzgados con su abogado
Fernando Mellet, llegando a los juzgados con su abogado - Vanessa Gómez
Tribunales

Mercasevilla pidió silencio a los trabajadores que recibieron «un incentivo» por prejubilarse

Según la Fiscalía, Mellet decidió «dar cantidades al margen de las ya pactadas a empleados cercanos a él»

SevillaActualizado:

El juicio que celebra en la Audiencia Provincial contra el ex director general de Mercasevilla Fernando Mellet y otros 13 acusados en la causa por el denominado delito societario relacionado con la lonja ha continuado este miércoles con los interrogatorios a cuatro de los nueve extrabajadores acusados por un delito de malversación por recibir ciertas cantidades como «incentivos» para que se acogieran al expediente de regulación de empleo (ERE) de 2007.

Según la Fiscalía, tras la aprobación por la autoridad laboral del segundo ERE de Mercasevilla en el año 2007, Mellet «decidió, sin causa ni justificación, abonar a una serie de trabajadores, cercanos a él y que se iban a acoger a la prejubilación, determinadas cantidades al margen de las ya pactadas con el comité de empresa». «Estas cantidades indebidas, ocultadas a los representantes de los trabajadores y a los restantes trabajadores acogidos al ERE, fueron contablemente enmascaradas bajo el concepto de 'indemnizaciones pre', anticipos o gratificaciones, y para ello el encausado ordenó al entonces responsable de contabilidad su abono», según el escrito de acusación del Ministerio Público. Ocho de estos trabajadores «favorecidos por la liberalidad» de Mellet que «recibieron tras prejubilarse más cantidad de la que legalmente les correspondía», oscilando estas cantidades entre los 15.000 y los 72.000 euros.

La novena trabajadora es Pilar Giraldo, quien fuera directora financiera de la lonja hasta que se acogió a la prejubilación tras aprobarse el ERE de 2007. «También se vio favorecida por decisión» de Mellet, «recibiendo mediante transferencia bancaria de fecha 17 de abril de 2008 la cantidad de 18.000 euros», a lo que se suma que, el 2 de enero de 2008, «es decir, al día siguiente de hacerse efectiva su baja en la empresa, Mellet suscribió, en nombre de Mercasevilla, un contrato con Giraldo, para realizar de manera externalas mismas funciones que hasta entonces había venido desempeñando en la empresa». De este modo, Giraldo «presentó al cobro 17 facturas mensuales por importe total de 44.971 euros», si bien a nombre de una sociedad civil «controlada por ella», relata el Ministerio Público, que agrega que dicho contrato fue cancelado en julio de 2008.

Este miércoles han sido interrogados los acusados José Ramón Palma, Fernando Rebollo, José Manuel Guerrero y Pilar Giraldo, quien, por «su situación de ansiedad», sólo ha respondido a las preguntas de su defensa y a las realizada por el tribunal, presidido por el magistrado José Manuel de Paúl. Los cuatro trabajadores han coincidido en señalar que no se acogieron al ERE de 2007, que era «continuación» del expediente de regulación de 2003, porque «perdían» dinero con las condiciones pactadas con respecto al salario que recibían. Todos ellos mantuvieron reuniones personales y directas con Mellet, quien, como él mismo declaró, quería reducir la plantilla de Mercasevilla y amortizar algunas plazas -las de los nueve trabajadores-, objetivo también de uno de los socios de la lonja, en este caso Mercasa.