Mercasevilla ha estado al límite de desaparecer
Mercasevilla ha estado al límite de desaparecer - J.M. Serrano
Sevilla

Mercasevilla se salva y será cien por cien pública

El Ayuntamiento llegó ayer a un acuerdo con los mayoristas de frutas para comprar sus acciones, como exigía Mercasa para aportar su cuota de la deuda y prorrogar la concesión más allá de 2021

SevillaActualizado:

Mercasevilla se salvó ayer de la quiebra sobre la campana y tiene su futuro asegurado para las próximas décadas a pesar de todos los desmanes que sufrió la lonja sevillana durante el mandato de Alfredo Sánchez Monteseirín y Antonio Rodrigo Torrijos. En la causa del delito societario del mercado sólo ha sido condenado su antiguo director, Fernando Mellet, por la concesión irregular de una beca, ya que para el resto de encausados el juez no ha encontrado pruebas. Pero más allá de lo penal, el estado de las cuentas del Merca era calamitoso desde aquellos años negros, como se volvió a acreditar ayer durante la junta general de accionistas en la que se tenía que alcanzar un acuerdo para la salvación de Mercasevilla.

Tras varias semanas de negociaciones, el Ayuntamiento informó ayer a los directivos de la lonja del pacto alcanzado con la Asociación Empresarial de Comerciantes Mayoristas de Frutas, Hortalizas y Verduras para la adquisición del 0,16 por ciento de las acciones de la sociedad que eran de titularidad de esta entidad. Se trata de una medida clave para el futuro del mercado público central, razón por la que el acuerdo ha necesitado varios años de negociación y de estudios, porque permite que la sociedad sea cien por cien pública. Hasta ahora era una sociedad mercantil con mayoría de capital público. A partir de ahora es directamente una compañía pública, lo que quiere decir que en su consejo de administración sólo estarán el Ayuntamiento y la sociedad estatal Mercasa, que tiene el 49 por ciento de las acciones. Este organismo había exigido al gobierno municipal que la lonja se convirtiera en compañía pública para hacerse cargo de su cuota de la deuda, ya que si había capital privado no podía legalmente, según los informes de los interventores.

Por lo tanto, la compra de las acciones a los mayoristas de frutas garantiza la continuidad de Mercasevilla más allá del periodo de concesión actualmente fijado, así como la participación de Mercasa en el plan aprobado por el Juzgado de lo Mercantil para garantizar en el futuro la actividad del mercado. Dentro de estas conversaciones se han acordado, además, los términos de una prórroga que garantice la continuidad de la actividad de los empresarios durante un plazo de transición de cinco años, una vez haya concluido el periodo de la concesión de los puestos.

De esta forma, ayer se cerró definitivamente la hoja de ruta aprobada por el Pleno para garantizar la continuidad de Mercasevilla como empresa cien por cien pública y la ejecución de la propuesta de convenio en el concurso voluntario ordinario seguido ante el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Sevilla, que avala el pago de las cantidades pendientes con los acreedores, especialmente con Sando como acreedor principal tras las últimas sentencias, que condenaron a la lonja a abonar 22,5 millones a la constructora por distintos incumplimientos de contratos.

El propio acuerdo plenario celebrado en abril de 2018 estableció el compromiso del Ayuntamiento con la continuidad de la prestación del servicio de mercados mayoristas con carácter indefinido y respaldó la propuesta de convenio de acreedores aportando los fondos necesarios. Asimismo, se aprobó el ofrecimiento a Mercasa para la continuidad de la gestión conjunta más allá del 25 de junio de 2021, fecha en la que caduca la actual concesionaria, y la autorización para la adquisición de las acciones titularidad de la Asociación Empresarial de Comerciantes Mayoristas-asentadores en frutas, hortalizas y verduras de la provincia de Sevilla, paso que se dio en la junta de ayer.

El acuerdo alcanzado, por tanto, logra cerrar estos dos últimos aspectos fundamentales para el futuro de la empresa, puesto que Mercasa había condicionado su continuidad en Mercasevilla a que la sociedad tuviera una composición cien por cien pública.