México se ofrece para organizar la Feria Mundial del Toro de Sevilla
Panorámica de uno de los pabellones de la Feria del Toro en la edición de este año. MILLÁN HERCE

México se ofrece para organizar la Feria Mundial del Toro de Sevilla

M. CONTRERAS. SEVILLA
Actualizado:

El municipio mexicano de Aguascalientes, ubicado en el centro del país, ha mostrado su intención de organizar la Feria Mundial del Toro, un evento celebrado durante una década en Sevilla y cuya edición para el próximo año está virtualmente descartada por la falta de apoyos económicos.

Aguascalientes es una localidad comparable a Sevilla en importancia administrativa —es capital del Estado de Aguascalientes—, población —casi medio millón de habitantes— y, sobre todo, en tradición taurina, ya que organiza la Feria de San Marcos que, con una antigüedad de 175 años, es la más importante del país. El alcalde de la localidad, Gabriel Arellano, contactó hace unos meses con los responsables de Fibes para analizar las posibilidades de acoger en esta ciudad una edición de la Feria Mundial del Toro que desde hace diez años se celebra en Sevilla y que goza de un gran prestigio en México.

Según confirmaron ayer a ABC fuentes próximas a Arellano, el alcalde de Aguascalientes quiere captar la Feria Mundial del Toro antes de que acabe su mandato en 2009, ya que es una de sus bazas electorales para su próximo reto político, que es convertirse en gobernador del Estado. El sector taurino tiene una importancia capital en el tejido empresarial y social de esta zona de México, y respalda decididamente la celebración del certamen. Por su parte, fuentes de Fibes admitieron ayer los contactos, aunque no dieron detalles de los mismos y resaltaron que se trata tan solo de un proyecto.

Prestigio internacional

Paradójicamente, y pese a su incierto futuro por la falta de apoyos en Sevilla y Andalucía, la Feria del Toro goza de un consolidado prestigio en México, Colombia, Portugal y Francia. Numerosos ganaderos de estos países se desplazan anualmente a Sevilla con motivo de esta cita, y un porcentaje significativo de las operaciones comerciales que se cierran en la Feria son internacionales.

De hecho, Fibes ya se planteó en 2002 un plan de expansión internacional aprovechando el tirón fuera de España de productos como la Feria del Toro o la Feria del Flamenco. En aquellos momentos se mantuvieron contactos con empresarios de Méjico y Colombia para el primer evento y con Japón para el segundo, pero finalmente no se llegó a ningún tipo de acuerdo. El planteamiento era ceder los derechos del evento a cambio del pago de un canon y compatibilizar las ediciones de Sevilla con otras en el extranjero.

La oferta mejicana por la Feria Mundial del Toro coincide con un momento extremadamente delicado para la organización del evento en Sevilla, después de que el abandono de los diferentes patrocinadores haya provocado la virtual suspensión de la edición del próximo año.

Como adelantó ayer este periódico, la retirada de patrocinadores hace inviable la celebración de una cita que se celebra en febrero pero que debería estar ya empezando a organizarse. El director gerente de Fibes, Felipe Luis Maestro, confirmó que «tengo una mínima esperanza de que aparezca un patrocinador a última hora, pero si no ocurre así no tenemos otra alternativa que suspender la próxima edición. De hecho, estamos estudiando otras opciones, como hacerla bianual, dadas las dificultades para encontrar apoyos que plantea un sector controvertido como el toro, especialmente en tiempos de crisis».

La Feria Mundial del Toro se ha caracterizado, en todas sus ediciones, por el elevado número de visitantes, con una media de 100.000, algo que le ha llevado a convertirse, a decir de los organizadores, en uno de los «proyectos estrella» de Fibes cada año. En este sentido, la Feria del Toro es uno de los productos más rentables de la programación del Palacio de Congresos y Exposiciones, ya que se ha cerrado con beneficios en sus últimas ediciones.