Miguel Ángel de Dios junto al solar de la Florida, uno de sus rinconer preferidos Vanesaa Gómez
El Rincón de...

Miguel Ángel de Dios: «El puerto originario de Hispalis estuvo en la desembocadura del Tagarete»

En el solar de la Florida, la arqueología acaba de descifrar un espacio extramuros de la vieja Hispalis que estuvo repleta de vida comercial y marinera

SevillaActualizado:

Discípulo de nombres tan reconocidos en el mundo de la Historia como Genaro Chic, Fernando Amores y José Luis Escacena, entre otros, Miguel Ángel de Dios lleva investigando el solar de la Florida desde hace cinco años, como director arqueólogo de un equipo que pone énfasis en destacar.

Las conclusiones que adelanta ya son de por sí lo suficientemente atractivas como para reconstruir un pasado nebuloso y casi indefinido tanto de Hispalis como de Isbiliya, en zonas periurbanas vinculadas a la desembocadura del Tagarete.

No es de extrañar que haya elegido ese solar como su rincón preferido. Donde las piedras, hablan.

Enhorabuena. Sus trabajos ayudan a definir ese lado poco iluminado de la Hispalis extramuros de levante.

Efectivamente, teníamos poca información arqueológica y gracias a las condiciones del solar de la Florida, de seis metros de profundidad de estratigrafía conservada, hemos podido caracterizar este sector extramuros, tanto de la Hispalis del siglo I a de C como de la Isbiliya almohade.

Donde creíamos que solo habían huertas y bosques ustedes han encontrado un potente complejo portuario a quinientos metros de la desembocadura del antiguo Tagarete.

Lo que hemos documentado es una serie de infraestructuras relacionadas con la actividad portuaria: almacenes, áreas de control administrativo, un santuario y espacio de acopio de materias primas a cielo abierto.

¿Un hallazgo tan potente como éste altera en algo la visión de Collantes sobre el trazado de Hispalis?

Lo completa. La investigación científica es eso: hipótesis que se concretan o modifican hasta perfilar con exactitud un objeto de estudio. Collantes iba muy encaminado.

Por cierto, en la vieja Hispalis, ¿el Tagarete tenía un nombre diferenciado del Betis?

No tenemos referencia del origen etimológico de época romana del arroyo.

Lo que sí parece evidente es que, tanto por el este a la altura de la Florida como por el cauce del Betis hasta el Parlamento de Andalucía, el anillo portuario era un «continuum».

Ese cordón, que está mejor perfilado en la orilla de poniente ahora, hemos podido caracterizarlo hasta la puerta de Carmona, que es por donde entra la vía Augusta en Hispalis.

¿El complejo portuario del Tagarete servía para descongestionar la actividad del puerto hispalense o la complementaba?

El puerto originario de Hispalis estuvo en la desembocadura del Tagarete y sus límites naturales del Alcázar. Posteriormente, se fue extendiendo por el norte hacia la calle San Luis, hasta el actual Parlamento de Andalucía.

¿Su lámina fluvial estaría ocupada por barcos mercantes o por lanchones de vientre plano que servían para trasvase de mercancías?

Los barcos de calado nunca llegarían a la Florida. Se ubicarían más abajo, por la zona del Alcázar, San Telmo y Avenida.

¿Alguna evidencia del foro portuario?

No. Rotundamente son instalaciones portuarias muy potentes.

engo entendido que han aparecido, igualmente, los restos de un santuario a cielo abierto, donde se realizaban ofrendas votivas. ¿Sabemos las deidades a las que se les sacrificaban?

No con seguridad. Pero sí hay una serie de rituales puntuales con ofrendas de material cerámico llenas de semillas incineradas, palomos, pichones, jabalíes y dos sandalias que fueron de cuero y se conservan sus tachuelas. Esa ofrenda estaría relacionada con Némesis. Y tenemos lucernas con grabados de Júpiter, Mercurio y Apolo.

¿Se encontraron con evidencias del famoso tsunami del siglo III después de Cristo que sí aparecen en las excavaciones del Alcázar?

No, ninguna evidencia de este tipo aparece.

Si le pidieran una recreación visual de la actividad de este puerto del Tagarete, ¿qué nos dibujaría?

Una imagen muy parecida que la que nos reflejan los cuadros del XVI del Arenal de Sevilla. Un abigarrada multitud de personajes donde conviven comerciantes, pícaros, soldados, prostitutas y actividades marineras.

En las excavaciones aparecen también los restos de un arrabal almohade del siglo XII. Un barrio con una urbanización notable. ¿Qué información nos ofrece?

La planificación y técnicas constructivas empleadas en este arrabal nos hablan de un estatus especial de sus moradores. Eran gente bien.

Resulta chocante que un arrabal de semejante perfil no deje rastro ni en textos literarios ni en la epigrafía…

No hay referencias ni en fuentes islámicas ni en las cristianas a este arrabal. Que, por otro lado, tiene vocación de ciudad muy fuerte. Sus moradores estarían muy vinculados al comercio de cerámica de lujo, como era la estampillada.

Da la impresión que Sevilla salta las murallas y busca el río en sus momentos más potentes: Hispalis alto imperial, Isbiliya almohade y la Sevilla americana. ¿Lo comparte?

Esa es la teoría de Fernando Amores que la llama los «Pulsos de la ciudad» y que yo comparto. De la Sevilla americana tenemos un muladar que, en parte, sirvió para entubar el Tagarete y que nos está ofreciendo un muestrario de toda la producción cerámica de la época, del XVI al XVIII.