Antonio del Castillo ha comparecido este sábado a las puertas de su casa
Antonio del Castillo ha comparecido este sábado a las puertas de su casa - VANESSA GÓMEZ
Caso Marta del Castillo

Miguel Carcaño: «Mi hermano ha tenido que cambiar el cuerpo de Marta del Castillo de sitio»

El padre de la joven, Antonio del Castillo, ha visitado al asesino confeso de su hija en la cárcel de Ciudad Real

SEVILLAActualizado:

Antonio del Castillo ha comparecido este sábado a las puertas de su edificio acerca de su visita a la cárcel de Herrera de la Mancha para verse cara a cara con Miguel Carcaño, el asesino confeso de su hija Marta, tras ocho años de su desaparición.

Finalizada la búsqueda en el río Gualdalquivir sin éxito, tras cinco días intensos, el padre de la joven sevillana relata apesadumbrado que visitó la prisión de Ciudad Real con una intención: confirmar que su hija no estaba en el río, buscando una verdad.

Miguel Carcaño responsabilizó a su hermano, Francisco Javier Delgado, de todo. «Mi hermano ha tenido que cambiar el cuerpo de Marta de sitio», señalaba a Antonio del Castillo. «El Cuco estaba allí, y mi hermano lo amenazó y se marchó. Metimos el cuerpo en el coche y yo le seguí en la moto». Miguel se ratifica en que cogió la carretera del Tanatorio hacia delante.

Cuestionado sobre si Carcaño le ha hablado de otro sitio en el que pudiera estar el cuerpo de la joven, Del Castillo ha insistido en que «no» y que Carcaño se ha referido a la finca la Majaloba, a la afueras de La Rinconada, «que su hermano se hizo cargo de todo, que él se quedó paralizado, que el hermano fue con el coche de la mujer y que cogieron la silla para montarla en el vehículo». «Me dijo que su hermano fue a tiro hecho», añade.

Además, y sobre la teoría que defiende el agente de la Policía jubilado Ricardo Morente, que señala que el cuerpo podría estar en la finca situada junto a la carretera que une Sevilla con La Algaba (A-8006), Del Castillo asegura que Carcaño «le dijo que fue la carretera de La Algaba», y, «como sabemos los que vivimos aquí, a La Algaba se puede llegar por dos sitios, y él me indicó el tanatorio para adelante», y que «el hermano fue a tiro hecho».

La familia de la joven sevillana se encontraba muy decepcionada con la última búsqueda en el río Guadalquivir. «Se acabó el río ya», comenta Antonio, muy abatido. «Yo a la Policía no le pido nada, lo buscaré como pueda».