Gracias a la hermandad del Calvario se restauran este verano las pinturas murales atribuidas a Lucas Valdés
Gracias a la hermandad del Calvario se restauran este verano las pinturas murales atribuidas a Lucas Valdés - Juan Flores

El «milagro» de la Magdalena de Sevilla

Este verano se realizan actuaciones sobre las pinturas murales de la capilla del Calvario, seis cuadros, el tornavoz y el presbiterio

SEVILLAActualizado:

Francisco Román tomó posesión como párroco de la Magdalena al mismo tiempo que se inauguraba su restauración en el año 2013, aunque desde entonces se siente más orgulloso «de la tarea pastoral realizada —la parroquia atiende a unos 6.000 feligreses— que de las actuaciones llevadas a cabo. No he venido para restaurar, sino para anunciar el Evangelio», confiesa. Ello no impide que todos reconozcan su capacidad para gestionar las labores de conservación del templo, actuaciones en las que se han invertido 486.000 euros en los últimos cinco años. «Es un milagro porque hoy es muy difícil encontrar dinero para todo», afirma.

Esta labor «es una tarea constante y continua durante todos los años. Es posible gracias a la colaboración de todos», especialmente de todos «no-administración», subraya. «En este tiempo hemos llegado a un 5% de las restauraciones, por lo que nos queda un 95% por realizar. La tarea es muy larga y tiene que ser constante. Es casi un milagro», añade. El párroco recuerda que «se trata de la iglesia del convento de los Dominicos, principal en el siglo XVII andaluz, pieza clave en la evangelización de América. Enclave en el que había universidad e incluso primera sede de la inquisición».

«Estamos convencidos de que las obras de mantenimiento hay que hacerlas poco a poco, según las posibilidades, y depende la mayoría de las veces de terceros. La Administración ha olvidado el patrimonio eclesiástico, y estos años de crisis ha sido muy complicado encontrar financiación, pero es la única opción», afirma.

La iglesia estructuralmente está «muy bien» tras la intervención del año 90-91, «lo que está peor son los elementos ornamentales. Hace cinco años la restauración del retablo mayor fue el pistoletazo de salida, y desde entonces hemos sido constantes aprovechando el verano», añade.

Hermandad del Calvario

Este verano la actuación más relevante es la llevada a cabo sobre las pinturas murales atribuidas a Lucas Valdés de la capilla del Calvario, «porque refuerza la restauración del retablo realizada el año pasado y hacen que sea el primer espacio íntegramente restaurado del templo», afirma Román.

Estas actuaciones tienen un presupuesto de 35.000 euros, que se suman a los 45.000 que entregó hace un año también la hermandad para sufragar la restauración previa del retablo, obra también realizada por el equipo formado por Ana Marín, Nieves Álvarez y Teresa González.

Para el hermano mayor del Calvario, Javier Muela: «A final de septiembre se termina y la idea es adecentar la cripta y hacer el columbario de la hermandad. Es una restauración para dar mayor esplendor al lugar donde se sitúan nuestras imágenes, pero también con la conciencia patrimonial que supone estar integrado en este edificio. Entre los colaboradores de la parroquia, quizás el principal hasta ahora ha sido la hermandad del Calvario, hecho del que los hermanos se muestran muy orgullosos», afirma.

El equipo de restauración de las pinturas murales junto al hermano mayor del Calvario y el párroco de la Magdalena
El equipo de restauración de las pinturas murales junto al hermano mayor del Calvario y el párroco de la Magdalena - Juan Flores

Dos zurbaranes

Este año se va a restaurar un cuadro de la Magdalena (s.XVIII); otro de Santo Tomás (s.XVII), como contrapartida a una serie de préstamos, especialmente por la cesión de los dos zurbaranes que posee la parroquia. Estas actuaciones, además, permiten estudiar las obras en profundidad, porque la mayoría carecen de referencias. También se restauran los cuatro cuadros de ermitas del bajo coro. Se adecenta el tornavoz de pergamino del prebisterio y se interviene en la imagen de la Fe que lo remata.

Se ha limpiado el retablo principal de la iglesia, lo que se espera poder hacer cada cinco años, así como todo el presbiterio, trabajos realizados durante este mes por el restaurador José Joaquín Fijo, acompañado a través del convenio con la universidad de Sevilla por los alumnos en práctica Francisco Arteaga y Rafael Muñoz.

En septiembre se presentará el inventario de la parroquia realizado por Pedro Martínez Lara gracias a un convenio con la universidad, aprovechando la primera sesión del Aula de Cultura Sacra, en la que «tradicionalmente presentamos las actuaciones realizadas en verano», concluye Román.