El empresario Álvaro Moreno
El empresario Álvaro Moreno - Rocío Ruz
Empresas

La moda en Sevilla, un motor sin freno

Una decena de firmas locales tienen ya presencia en todo el territorio nacional y preparan el salto al extranjero

SevillaActualizado:

El negocio de la moda en Sevilla alcanzó una facturación cercana a los doscientos millones de euros en 2018, al margen de la ventas del traje de flamenca. Apenas una decena de firmas locales se han convertido en la locomotora que tira con fuerza de un sector en pleno crecimiento. El «Seville desing» es la referencia común que comparten Scalpers, Noon, Cherubina, Victoria, Álvaro Moreno, Piel de Toro, Celop, Scotta, las zapaterías Marypaz, Tolentino y, por supuesto, los principales diseñadores de moda flamenca que tienen en la pasarela Simof su mejor escaparate.

Estas compañías, que generan ya ingresos millonarios, han empezado a captar el interés del capital extranjero e incluso cotizan en bolsa. También tienen en común un potente proyecto de expansión con tiendas abiertas en otras regiones y una ventana al mundo a través del comercio electrónico. Sin embargo, han decidido mantener sus oficinas centrales en la capital andaluza o en localidades cercanas sin renunciar a sus orígenes.

Una de las más consolidadas es Scalpers, que tiene su centro de decisión en la Isla de la Cartuja. La firma que creara en 2007 el duque de Feria, Rafael Medina, junto a varios socios, cerró 2018 con una facturación de 56 millones de euros. Hoy es parte de un enorme holding en el que hay referencias de calzado, ropa femenina y complementos. En este caso, la entrada de dinero extranjero y el tipo de público al que se dirige han sido la clave del éxito que ahora persiguen otras compañías.

Los mismos inversores que auparon a Scalpers han puesto también sus ojos en Victoria, creada por Vicky Martín Berrocal. Esta empresa, especializada en diseños de novia y fiesta, tiene tiendas en Sevilla, Madrid y Valencia y espacios comerciales en centros de El Corte Inglés. Será este año cuando afronte su mayor crecimiento.

En esa misma carrera está Álvaro Moreno. El empresario ursaonense del que toma nombre la compañía, duplicó en apenas dos años la red de establecimientos en toda España, así como el número de trabajadores. Hoy emplea a casi medio millar de personas y prepara su salto al extranjero, como anunció la pasada primavera. Portugal será el primer destino para la firma, que no sólo conserva en la provincia sus oficinas centrales, sino la nave logística desde la que distribuye a los distintos puntos de venta.

Piel de Toro es otra de las compañías que más ha crecido en estos años. Hace tiempo que lleva preparando su salida a bolsa en el mercado alternativo, pero aún no ha dado el paso. La firma, que facturó en 2016 más de veinte millones de euros, plantea una expansión en Latinoamérica y la apertura de nuevos establecimientos en España, que sigue siendo su principal mercado a pesar del peso del comercio electrónico.

Ana García, creadora de Cherubina
Ana García, creadora de Cherubina - Rocío Ruz

El modelo de franquicia también ha sido la vía de crecimiento de Celop, que cumplió el año pasado su vigésimo aniversario. Cuenta con una red de unos sesenta puntos de venta en el país y tiene previsto empezar a operar en Reino Unido el próximo ejercicio.

Los nuevos pisan fuerte

El camino que abrieron los veteranos es el ahora que siguen las nuevas firmas que empiezan a ocupar un lugar relevante en el mercado, como Cherubina. Los diseños de Ana García González que ha vestido incluso la Reina Letizia, son de sobra conocidos y cada vez más demandados a través de la página web. La compañía ha dado pasos seguros en estos quince años de trayectoria, con un crecimientos constante y controlado. Cuenta con dos tiendas, una en Sevilla y otra en Madrid y una clientela cada vez mayor en varios países europeos gracias al comercio electrónico.

En niveles parecidos, aunque con un producto totalmente distinto, se mueve Noon, que es la más joven de todas. Arrancó hace un lustro y es ya toda una referencia para el público adolescente. La firma, que inauguró este año sus nuevas oficinas en las naves regionalistas de la avenida de La Raza, dispone de puntos de venta en Madrid, Málaga, Valencia y, por supuesto, Sevilla, donde el próximo 26 de septiembre inaugurará la tercera en el complejo Lagoh. En 2018 facturó en torno a los cuatro millones de euros y espera cerrar este ejercicio por encima de esa cifra.

En todos los casos, las compañías que controlan todo el proceso desde el principio y reconocen que «el origen sevillano es sinónimo de calidad». Así lo explica Antonio Pérez, director general de Noon. Apesar de que su producto no tiene nada que ver con la estética flamenca, admite que ese boom de las distintas pasarelas también les repercute. Sin embargo, destaca la necesidad de diferenciarse de ese potente reclamo para encontrar un espacio en el mercado.

El tirón de la moda flamenca

Por su lado, Raquel Revuelta, responsable del Salón Internacional de la Moda Flamenca (Simof), considera que este tipo de creaciones «son una fuente continua de inspiración». «Un traje regional que se rige por la moda urbana, del mismo modo que la moda urbana bebe continuamente de las tendencias de la moda flamenca. Nuestra moda es un icono de estilo que traspasa fronteras. Son muchas las firmas y diseñadores que utilizan la inspiración flamenca en sus creaciones», asegura.

Raquel Revuelta
Raquel Revuelta - V. G.

En lo que respecta a la popularidad de los diseños, señala que en la última edición Simof, un total de 23 empresas andaluzas participaron en la misión comercial de la Agencia Andaluza de Promoción Exterior, Extenda, atendiendo a los compradores extranjeros de Rusia, Japón, China, Estados, Italia, Francia y México.

Y no es pequeño el volumen de negocio que genera a pesar de lo especializado del producto.

La misma Extenda cifra las ventas en el extranjero en 120 millones de euros. Revuelta insiste: «todos somos conscientes de lo que mueve la moda flamenca, no solo en volumen de ventas, también en puestos de trabajo directos e indirectos que genera cada año este sector».