Miguel Ángel Yáñez Polo, en su casa con un libro que lleva su firma
Miguel Ángel Yáñez Polo, en su casa con un libro que lleva su firma - ABC

Muere Miguel Ángel Yáñez Polo, el mayor experto en fotografía histórica de Sevilla

Médico internista, escritor, historiador, fotógrafo y, por encima de todo, apasionado del fotodocumentalismo, ha fallecido a los 75 años

SevillaActualizado:

Probablemente, nadie como él haya ahondado nunca en la imagen de Sevilla. Miguel Ángel Yáñez Polo, sevillano de 1940, ha muerto en la ciudad que le vio nacer y a la que consagró su hercúlea tarea de rastreo y documentación de cuantas imágenes fotográficas encontró.

Se consagró a esa tarea en 1976, ya ejerciendo como médico internista con consulta abierta. Su incesante acopio de material gráfico plasmado en cualquier soporte le llevó a guardar en su chalé de Heliópolis más de 100.000 documentos gráficos (había daguerrotipos, albúminas, celoidinas, colodium, placas y cualquier otro formato) de la ciudad entre 1839 y 2001.

Su Fototeca Hispalense se convirtió así en una fuente inagotable de información porque el rigor con que documentaba cada una de las piezas le hacía anotar no sólo la autoría -en muchos casos envuelta en misterio-, la información histórica sobre el paisaje de la ciudad y las características del soporte en que se había plasmado una realidad a menudo ya desaparecida.

En 1980 apareció su «Historia de la fotografía en Sevilla» que vino en poco tiempo a considerarse una referencia canónica en el fotodocumentalismo hispalense al tiempo que espoleaba la consideración y el aprecio por muchos de los tesoros gráficos de los que se habían deshecho no pocos sevillanos por simple desconocimiento.

Ejerció como médico -humanista, habría que adjetivar de inmediato- hasta 1990 a la vez que se desempeñaba como profoser adjunto de cátedra en la Universidad. Fue amigo de Ernesto Sábato, con el que ejercía de cicerone en Sevilla.

Y ejerció la fotografía creativa con una fuerza tal que llevó a incluirlo en la corriente del fotoneosurrealismo, con fondos suyos depositados en el Lincoln Centre Art de Denver (Colorado), la Universidad de Tucson (Arizona), la Fototeca Nacional Cubana, el Pompidou y la Biblioteca Nacional de Francia de París o el Museo Nacional Reina Sofía de Madrid. En 1974 fundó el Grupo Fotográfico f/8 de Libre Expresión.

Como escritor, ganó el Blanco White de Novela de Vanguardia con su obra «Kant, amigo mío». Se interesó por el existencialismo francés de mediados del siglo XX y por la filosofía del pensador de Königsberg (hoy Kaliningrado). Era autor también de otras novelas cmo «Canto del gallo, canto del tiempo» y «Stabat Mater», con la que quedó finalista del primer premio Andalucía de Novela.

En 2002 publicó en ABC de Sevilla «Historia de la fotografía documental en Sevilla», que se distribuyó con el periódico y que venía a suponer el espaldarazo definitivo al «fototestimonialismo» con una obra de divulgación general en el que aportó su caudal inagotable de conocimiento sobre la historia sevillana.