El clan familiar es conocido en Torreblanca por prestar dinero a cambio de intereses abusivos
El clan familiar es conocido en Torreblanca por prestar dinero a cambio de intereses abusivos - ABC

El negocio de la usura se cobra una nueva víctima: un menor de Torreblanca secuestrado

La crisis económica y el endurecimiento de las condiciones de financiación de los bancos favorecen una práctica ilegal

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Grupo de Atracos de la Jefatura Provincial de la Policía ha detenido a nueve personas vinculadas al negocio de la usura por amenazar a sus clientes para que les pagaran en dos operativos desarrollados entre enero y octubre de este año. La última víctima de la violencia de los prestamistas es un joven menor de edad, hijo de un matrimonio de Torreblanca, que permaneció retenido un día en la vivienda de un clan del mismo barrio que se dedica a prestar dinero pero con intereses abusivos.

La Policía daba a conocer este miércoles la investigación llevada a cabo en Torreblanca a finales de septiembre, cuando un matrimonio desesperado denunció que habían secuestrado a su hijo y señalaba a una familia de prestamistas a los que habían tenido que recurrir en verano. Les habían pedido 10.000 euros, pero a las pocas semanas dejaron de pagar porque no podían hacer frente a los intereses fijados, explica la Policía en un comunicado.

El cabecilla del clan comenzó a amenazar a sus clientes y de las palabras pasaron a los hechos. Según confirmaron fuentes policiales, en un primer momento se llevaron a un ahijado de la pareja, a quien cogieron en la calle y metieron en un coche. Sin embargo, este joven aprovechó un despiste de sus captores y consiguió bajarse del coche en marcha y huir. Fue el primer aviso serio que sufrieron las víctimas, que sin embargo no acudieron a la Policía hasta que secuestraron a su hijo menor.

El menor no sufrió lesiones pero permaneció retenido 24 horas mientras los secuestradores amenazaban a sus padres

Con los presuntos secuestradores identificados, la Policía resolvió la situación rápidamente. Al cabecilla de la familia lo apresaron en las inmediaciones de su domicilio. Los otros cinco detenidos son miembros de la misma familia. El menor se encontraba en la casa de uno de ellos. Se encontraba en perfecto estado y había permanecido retenido un día.

En febrero, el mismo grupo de investigadores arrestaban a tres vecinos de la Macarena que habían amenazado de muerte a un cliente al que habían prestado dinero y transcurrido el plazo de un mes, no les devolvió el dinero. La víctima se vio obligada a cambiar de teléfono e incluso de trabajo debido a las constantes visitas que recibía.

La crisis económica y el endurecimiento de las condiciones de financiación de las entidades bancarias han espoleado una actividad, el préstamo entre particulares, que sobrepasa los límites legales cuando se aplican intereses abusivos; lo que provoca la nulidad del contrato. Pero para llegar a esa situación, los afectados deben denunciar y el miedo o las razones que han motivado la petición del préstamo frenan en no pocas ocasiones a las víctimas.