Detalle de los orificios que dejaron los impactos en la vivienda de las víctimas
Detalle de los orificios que dejaron los impactos en la vivienda de las víctimas - ABC
Sucesos

El negocio de la usura en Torreblanca: 3.000 euros o una vivienda para saldar una deuda de 90 euros

El Grupo de Atracos regresa al barrio para detener a seis miembros del clan de los Sheriffs por disparar a una familia

SevillaActualizado:

El Grupo de Atracos de la Policía Nacional de Sevilla regresaba hace unas semanas al barrio de Torreblanca para volver a investigar un nuevo caso de violencia ejercida por una familia de prestamistas contra uno de sus clientes. Si a finales de septiembre tenían que intervenir en el secuestro de un menor que había servido como fianza para que sus padres abonaran la deuda contraída, este miércoles se conocía la detención de seis miembros de un conocido clan del barrio por participar en un tiroteo.

Las víctimas son un matrimonio y su hija de sólo tres años. El cabeza de familia había pedido prestado dinero al clan de los Sheriffs. Superado el plazo de devolución, este vecino de la plaza del Platanero comenzó a acumular unos intereses que bien podrían definirse claramente como usura. De los 90 euros que debía, el clan pasó a reclamarle 3.000 euros o que les entregara su vivienda.

La víctima pudo sortear durante varios días las amenazas, pero el pasado 11 de noviembre, cuando los Sheriffs llamaron a su puerta, según confirmaban a ABC fuentes policiales, no les abrió y la respuesta fue disparar contra la fachada del inmueble. Tras acceder dentro, los prestamistas amenazaron a la familia, «que decidió marcharse fuera de Sevilla», relata un comunicado de la Policía.

El padre de la familia amenazada «intentó volver a su domicilio para recoger las pertenencias que habían abandonado por la premura con la que se marcharon. Allí fue sorprendido nuevamente por los miembros del clan que volvieron a repetir sus amenazas», detalla el comunicado oficial.

Las víctimas acabaron denunciando, a pesar de que rara vez los clientes acuden a la Policía por miedo a las represalias. La Policía tuvo que cerrar la plaza del Platanero, un punto negro del barrio donde se vende droga, y proceder a detener a seis miembros del clan. Tras pasar a disposición judicial, dos hombres y una mujer fueron enviados a prisión provisional. Se tratan de dos hermanos y un primo.