ABC

«El que no haya venido en los últimos diez años a Dos Hermanas no la conoce»

SEVILLA. Alberto Mallado
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los del Río han hecho de su localidad de origen, Dos Hermanas, uno de sus rasgos de identidad propios, que se asocia ineludiblemente a su música y a su forma de ser. Siempre se han mostrado orgullosos de su pertenencia a su localidad natal y de su condición de gente de pueblo. Ese sentimiento y su unión indisoluble con la gente que desde siempre ha estado a su lado es el que les ha permitido triunfar en todo el mundo, sin perder su esencia ni vender su alma a las exigencias del mercado. Se trata de una opción que sus paisanos han sabido reconocer y que demuestran con su cariño diario. Además, les concedieron el honor de nombrarlos Hijos Predilectos de la ciudad, los únicos en la historia de la misma.

En esta ocasión es Rafael quien expresa su punto de vista y quien habla, siempre con orgullo, de Dos Hermanas, aunque su voz, sobre todo en este aspecto es la misma que la de su compañero.

Desde su punto de vista puede vislumbrar la extensión y profundidad de los cambios sufridos por la ciudad en los últimos años, en los que el crecimiento experimentado ha creado una ciudad de 100.000 habitantes en lo que antes era un pueblo.

—¿Cómo ha cambiado Dos Hermanas en los últimos años, a raíz del enorme crecimiento demográfico que ha sufrido?

—Ha cambiado mucho, porque se ha convertido en una ciudad muy grande. El que no haya venido en los últimos diez años no la conoce. Ha sido muy importante la ronda de circunvalación que ha evitado que la ciudad esté colapsada.

—¿Qué se gana y que se pierde con ese crecimiento?

—Se pierde y se gana. Se pierde la intimidad que había y que antes permitía ver a los amigos más veces, porque ahora la gente que se va casando se va más lejos, porque en el centro es difícil encontrar viviendas.

Sin embargo, yo sigo viviendo en el mismo sitio en el que lo he hecho siempre. Estoy encantado de vivir aquí y además siempre he hecho vida de pueblo. Voy andando a todos lados, me relaciono todos los días con la misma gente y lo tengo todo a veinte pasos. Se gana en que el pueblo se conoce cada vez más fuera y cada vez hay menos paro, porque existen muchas industrias.

—¿Cuáles son las ventajas de la ciudad que le han permitido expandirse?

—Dos Hermanas está muy bien ubicada en Andalucía, tiene el río que es navegable muy cerca, la playa a una hora, el aeropuerto muy próximo, el AVE a quince minutos o Málaga a dos horas, por ejemplo.

—¿Nunca se ha planteado ir a vivir a otro sitio, puede que incluso para su trabajo resulte más rentable vivir en Madrid?

—Nosotros no cambiamos esto por nada. Nos han propuesto muchas veces ir a vivir a Madrid, pero de aquí no nos echan ni con agua caliente. Fuera, la gente cambia su forma de ser y de actuar y no queremos que nos pase eso.

—¿Qué recomienda a la gente que visita la localidad?

—Sobre todo que conozca a su gente que vale mucho la pena y también es muy recomendable la selección de bares que hay. Pero por encima de todo hay que recomendar que vengan el día más grande para Dos Hermanas que es el de la Virgen de Valme, cuando todo el pueblo disfruta unido.