La estación de la Puerta de Jerez repleta de viajeros del metro de Sevilla
La estación de la Puerta de Jerez repleta de viajeros del metro de Sevilla - J. J. ÚBEDA
Infraestructuras

¿Por qué no hay red de metro en Sevilla?

Diez años después de que se inaugurara la línea 1 del suburbano, las administraciones han sido incapaces de sacar adelante la ampliación

SevillaActualizado:

La red de metro es el paradigma de la milonga. Una crónica repleta de palabras vacuas, promesas que vienen y van y muchos papeles mojados. El día de la inauguración de la línea 1, en abril de 2009, el por entonces presidente de la Junta se puso el disfraz de Don Manuel y dijo (sic): «Aquí tenéis el metro que a algunos quizás les pareció que no iba a llegar nunca» y que es -añadió- «una muestra más de que Andalucía ha dejado definitivamente atrás el tiempo de los imposibles». Chaves prometió aquel día que en 2011 estarían en obras las líneas 2, 3 y 4.

Entonces, gobernaba el PSOE las tres administraciones competentes. Incluso, la consejera de Obras Públicas, Rosa Aguilar, se fue a Pino Montano en 2010 a vender que todo estaba más que atado. Casualmente, en 2011 el PP llegó al Gobierno de España de la mano de Mariano Rajoy y, al Ayuntamiento, con Juan Ignacio Zoido. La Junta retrasó el inicio de las obras y, en 2012, José Antonio Griñán enterró el proyecto cuando anunció los presupuestos: «Tenemos en estos momentos la certidumbre de que los únicos que tienen metro son los sevillanos», por lo que los de Granada y Málaga eran entonces «las prioridades».

La crisis y el hecho de que el color de la Junta y el Gobierno central fuera diferente hicieron que durante más de un lustro, la red de metro desapareciera del debate político. Por más que el alcalde Zoido lanzara el guante, nadie en San Telmo lo recogía. La administración autonómica, a quien corresponde el impulso de esta infraestructura, no la sacaba del cajón. La dimisión de Griñán y la llegada a la presidencia de la sevillana Susana Díaz tampoco tuvo efecto. Es difícil encontrar unas declaraciones en las que la ya expresidenta hablara sobre el metro hispalense, debate que evitaba por encima de todo. Tampoco el por entonces ministro de Hacienda -administración cofinanciadora-, Cristóbal Montoro, que fue número 1 por la lista en Sevilla, priorizó la ampliación del suburbano.

En 2015 llegó a la Alcaldía Juan Espadas y, dos años después, se logró un principio de acuerdo histórico entre administraciones de diferente color político: el ministro Íñigo de la Serna, el consejero Felipe López y el alcalde proyectaron la construcción de la mitad de la línea 3 pagada a tres bandas. La moción de censura a Rajoy y la llegada de Pedro Sánchez parecía que de nuevo iba a impulsar la firma definitiva del protocolo de financiación. Pero no ocurrió, primero por la campaña electoral y, ahora, por la llegada a San Telmo del popular Juanma Moreno. El nuevo presidente promete que se ejecutará el metro, pero que depende de la financiación estatal. Una nueva promesa que va... quién sabe si a descarrilar.