Un joven vende camisetas ayer, día de navidad, en el campamento estudiantil situado junto al Ayuntamiento. Díaz Japón

Nochebuena en el portal... municipal

SEVILLA. ABC
Actualizado:

Fue una Nochebuena con frío, visitas de extraños con regalos y hasta un portal, pero no en Belén, sino en la Plaza Nueva. Unos sesenta universitarios pasaron la noche del pasado lunes en el andén del Ayuntamiento, junto al portal de entrada a la Casa Grande, en la que consumieron un menú con carne, langostinos y dulces navideños proporcionados en su mayor parte por vecinos del centro que se solidarizaron con su protesta.

Según Marta López, miembro del Comité de Huelga y participante de la acampada, la solidaridad de la ciudadanía sevillana «superó todas las expectativas. Los cocineros tenían previsto prepararnos un menú, pero al final la cena se compusó fundamentalmente de lo que nos había traído los familiares y el resto de personas que se acercaron hasta la acampada», añadió.

MENÚ VARIADO

En este sentido, López explicó que les alegró mucho comprobar como personas de toda la ciudad y de los municipios cercanos llevaron a los estudiantes platos tan variados como carnes, canapés, tortillas de patatas, ensaladas de todas clases y dulces típicos de estas fiestas como turrones o pestiños. Asimismo, supermercados de la zona proporcionaron también diversas viandas, mientras que otras fueron adquiridas por los jóvenes con el dinero que colectan durante la protesta.

Respecto al día de Navidad, los estudiantes se levantaron un poco más tarde que de costumbre: «les hemos dicho que no había prisa, que se tomaran un descanso porque los últimos días han sido muy duros», aseguró Marta López, y continuaron con una jornada marcada por la comida de Navidad, que volvió a reunir a todos los universitarios y a algunos familiares.

En esta ocasión, la preparación de la comida corrió a cargo de los cocineros de la acampada, que ofrecieron un menú compuesto por ensalada de col a la creama de yogurt, pollo en salsa y lomo a la sal, además de dulces y bebidas. Además, después de la comida, los estudiantes prolongaron el día festivo con conciertos de villancicos, los tradicionales talleres y un recital poético, informa Europa Press. Asimismo, la participante de la acampada resaltó el optimismo de los estudiantes ante la llegada del buen tiempo, después de que las fuertes lluvias registradas el domingo.

Los estudiantes cumplieron ayer una semana con esta protesta, sin que ninguna autoridad actúe para terminar con el campamento, ya que Ayuntamiento y delegación del Gobierno se atribuyen mutuamente la responsabilidad de la actuación.