Unidad de Lesionados Medulares del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe
Unidad de Lesionados Medulares del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe - ABC
SEVILLA

Noventa nuevos parapléjicos y tetrapléjicos cada año en Sevilla

El 62% de los casos se producen por accidentes y el 38% restante, por enfermedades congénitas o adquiridas

SEVILLAActualizado:

Cada año llegan al Hospital Virgen del Rocío 90 nuevos pacientes con lesiones medulares provocadas por accidentes laborales, de tráfico, deportivos, domésticos, caídas fortuitas, zambullidas o enfermedades congénitas o adquiridas, según fuentes del Servicio Andaluz de Salud. Ese hospital -centro de referencia de lesionados medulares para las provincias de Sevilla, Córdoba, Huelva y Málaga- atiende de urgencia a esos enfermos hasta que los estabiliza y después pasan a la unidad de lesionados medulares sub-agudos del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe para recibir rehabilitación y aprender a ser lo más autónomos posibles.

María Barrera, jefe de la sección de neurorehabilitación y lesión medular del Hospital Virgen del Rocío, explica que el 62% de los 90 nuevos casos de lesión medular tienen causas traumáticas. Los accidentes laborales encabezan el ranking de causas de lesiones medulares, seguidos de los accidentes de coche, aunque la tendencia de los últimos años es que aumenten estos pacientes por accidentes de motos. Dentro de las causas traumáticas de lesiones medulares se incluyen los accidentes con armas de fuego o los intentos de suicidio.

El 38% de los lesionados medulares se registraron por causas médicas, como tumores, infecciones, infartos medulares... Mientras que en los lesionados medulares por accidentes laborales, de tráfico, deportivos, caídas fortuitas y zambullidas se dan más en personas de entre 17 y 40 años, en el caso de lesiones medulares provocadas por enfermedades los pacientes tienen una edad media de 60 años.

La unidad de lesionados medulares del Hospital de Bormujos cuenta con veinte profesionales, entre médicos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, psicólogos, enfermeros y trabajadores sociales
La unidad de lesionados medulares del Hospital de Bormujos cuenta con veinte profesionales, entre médicos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, psicólogos, enfermeros y trabajadores sociales - ABC

En los lesionados medulares por accidentes, los varones son mayoría, con una relación de 5 hombres por cada mujer. «Eso se explica -dicen las mismas fuentes- porque muchos casos se producen por caídas y precipitaciones en accidentes laborales, sobre todo en el sector de la construcción, donde suelen trabajar de forma mayoritaria hombres. Además, la realidad es que las mujeres sufren menos accidentes de tráfico que los hombres».

Zambullidas en playas y piscinas

En verano suelen entrar tres o cuatro casos de lesiones medulares por zambullidas en la playa y piscinas. «No es que se tiren de acantilados, porque aquí en Andalucía no hay muchos. Lo más frecuente es el caso de jóvenes que salen corriendo hacia el agua, se tiran de cabeza y no calculan la profundidad o bien el agua se retira, con lo que terminan clavando la cabeza en el suelo. Tres o cuatro casos dentro de los 90 que se registran cada año no son muchos, pero hay que tener en cuenta que la mayoría de los accidentados quedan tetrapléjicos porque la lesión suele ser cervical al impactar con el fondo», explica María Barrera, médico rehabilitador y también responsable de la unidad de lesionados medulares sub-agudos del Hospital de Bormujos, vinculada al Hospital Virgen del Rocío.

«Afortunadamente, ya el 100% de los casos de lesiones medulares por accidentes los atiende el 061, con lo que se ha logrado que disminuya el porcentaje de lesiones completas. Hace tiempo, atendían a los accidentados ambulancias sin personal sanitario o coches particulares que con la mejor intención trasladaban indebidamente a los pacientes en el asiento de atrás, afectando gravemente a la columna, con lo que -añade- era muy elevado el número de lesiones medulares completas».

Francisco Ponce, onubense de 22 años que fue atendido en 2016 en los hospitales Virgen del Rocío y San Juan de Dios del Aljarafe cuando sufrió un accidente de coche que le dejó tetrapléjico
Francisco Ponce, onubense de 22 años que fue atendido en 2016 en los hospitales Virgen del Rocío y San Juan de Dios del Aljarafe cuando sufrió un accidente de coche que le dejó tetrapléjico - ABC

Lesiones completas e incompletas

En las lesiones completas, el paciente pierde toda la actividad muscular, la fuerza y la sensibilidad por debajo de la lesión, mientras que en las lesiones incompletas la afección de esas funciones es menor, con lo que es más fácil trabajar en programas de rehabilitación.

Cuando una persona sufre una lesión medular en las provincias de Sevilla, Huelva, Córdoba y Málaga es trasladada al Hospital Virgen del Rocío y, dependiendo de la gravedad de lesión, es derivado a la UCI o la unidad de lesionados medulares y agudos, donde los pacientes parapléjicos suelen estar un mes y los que son tetrapléjicos de 45 días a dos meses.

«Una vez que el lesionado medulares está estabilizado pasa al programa de rehabilitación en el Hospital de Bormujos, donde pasan de 3 a 4 meses con un doble objetivo: intentar que la persona, normalmente joven, salga de la unidad con los mayores niveles de independencia dentro de la discapacidad tan severa que sufre, y lograr su adaptación psicológica a esa nueva situación de discapacidad, en la que hay que trabajar con el paciente y la familia», aclara Barrera.

María Barrera, jefe del servicio de Lesionados Medulares del Hospital Virgen del Rocío
María Barrera, jefe del servicio de Lesionados Medulares del Hospital Virgen del Rocío- ABC

Tras el período de rehabilitación en el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, la mayoría de los lesionados son jóvenes y terminan volviendo a casa, con sus padres o parejas. Ahí comienza un proceso de adaptación de viviendas, coches... y una nueva vida en silla de ruedas para estos lesionados medulares.

La lesión medular, junto con el traumatismo craneoencefálico, es la causa más frecuente y severa de discapacidad en personas entre los 17 y los 40 años, por lo que el equipo que atiende a estos pacientes tiene que enfrentarse a verdaderas tragedias familiares. Casi medio centenar de médicos intensivistas, neurocirujanos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, psicólogos, enfermeros o trabajadores sociales atienden en las unidades de lesiones medulares del Hospital Virgen del Rocío y de Bormujos.

Barrera explica que lleva muchos años trabajando con este tipo de pacientes y «a esto no se puede acostumbrar nadie. Si lo hiciéramos perderíamos nuestra carga de humanidad. La presión psicológica es tremenda y el peor momento es ese primer encuentro con la familia en el que debemos comunicar el pronóstico, ya que es difícil asumir que en un segundo pueda cambiar tu vida radicalmente».

El sevillano Pablo Tovar quedó tetrapléjico en 2008. En 2017 fue campeón de la Copa España de esquí adaptado y segundo en el Campeonato de España
El sevillano Pablo Tovar quedó tetrapléjico en 2008. En 2017 fue campeón de la Copa España de esquí adaptado y segundo en el Campeonato de España - ABC

Una nueva vida

Cuando los lesionados medulares vuelven a su casa tras la etapa de rehabilitación tienen que enfrentarse a la aceptación de su situación y las limitaciones que tienen para desplazarse, moverse dentro de su vivienda, para su cuidado básico, vestirse o desvestirse, hacer la compra o cocinar, entre otras tareas. Comienza entonces un proceso de adaptación de viviendas, vehículos... y solicitud de ayudas públicas para personas con discapacidad.

Unos lesionados medulares vuelven a sus trabajos y centros de formación; para otros ese retorno es más difícil al ir en silla de ruedas o tener muy limitado el movimiento, como sucede con los tetrapléjicos. «Para nosotros la vida no se para, sino que comienza otra vida de cero», dice Francisco Ponce, un onubense de 22 años que quedó parapléjico tras un accidente de coche. Cuando Pablo Tovar (@pablotovarnl), un sevillano de 31 años, quedó tetrapléjico en un accidente de moto ocurrido en 2008 en Huelva, pensó que el mundo se acababa para él. Sin embargo, después de una etapa de duelo retomó sus estudios y el deporte (surf, wakeboard, pádel, natación, quad, esquí...). En 2017 fue campeón de la Copa España de Esquí Adaptado y segundo en el Campeonato de España.