Manuel Ruiz Borrego en el hospital Virgen del Rocío
Manuel Ruiz Borrego en el hospital Virgen del Rocío - Rocío Ruz
Entrevista

«Con los nuevos fármacos estamos viendo grandes progresos contra tumores muy avanzados»

El prestigioso oncólogo sevillano Manuel Ruiz Borrego dice que España está a la cabeza mundial en el tratamiento del cáncer si se suma a la investigación, la población que se beneficia de los avances

Jesús Álvarez
SevillaActualizado:

Manuel Ruiz Borrego (Sevilla, 1961) preside la Sociedad Andaluza de Oncología Médica (SAOM), que agrupa a unos doscientos cincuenta oncólogos andaluces, y coordina la unidad de cáncer de mama del servicio de Oncología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Este prestigioso oncólogo es también miembro del comité técnico de la Asociación Española Contra el Cáncer en Sevilla.

¿A qué se dedica la SAOM?

Se trata de una sociedad científica que quiere impulsar la oncología y todo lo relacionado con la sociedad, tanto con los ciudadanos como con los poderes públicos. También fomenta la realización de ensayos clínicos y la comunicación de los avances internacionales.

En España se producen cada año 22.000 nuevos casos de cáncer de pulmón, uno de los más mortíferos. Desde 2008 han crecido un veinte por ciento los de mama. ¿Por qué cada vez hay más casos?

Esto puede deberse a factores dietéticos y medioambientales pero nos inclinamos a pensar que tiene más que ver con la mejora de los métodos diagnósticos.

Aunque haya cada vez más casos, se curan cada vez más enfermos.

Esto está relacionado con el crecimiento de la oncología de precisión, que es el lema de nuestro congreso. Cuando hablamos de cáncer de mama, tenemos que saber que hay muchos tipos y que unos están subiendo y otros no.

¿Cuál está subiendo?

Está creciendo el cáncer de mama en mujeres jóvenes y bajando proporcionalmente en las mujeres de más edad.

El programa público de prevención consiste en mamografías anuales a partir de los 50 años. ¿Habría que ampliarlo a edades más jóvenes?

Es un tema complejo, pero es una posibilidad a estudiar. Estamos perfilando los grupos de riesgo para actuar específicamente sobre ellos, aunque sabemos que no siempre es posible el diagnóstico precoz por la propia naturaleza de algunos tipos de cáncer de mama que afecta especialmente a mujeres más jóvenes.

¿Qué países europeos están más avanzados en diagnóstico oncológico?

Los países nórdicos, aunque ahora se están empezando a desmantelar algunos protocolos tras detectarse que se sobrediagnosticaron algunas enfermedades que tal vez no hubieran dado problemas y, por el contrario, no se diagnosticaron otras que sí lo dieron. De todas maneras, insisto que no es tanto una cuestión de edad como de perfil de riesgo

Em 1975 la supervivencia de un cáncer en España era del 75 por ciento. Hoy alcanza casi al 90 por ciento. ¿Puede subir aún más en los próximos años?

El cambio ha sido espectacular también en los efectos secundarios de los tratamientos. Una sala de espera actual de Oncología no tiene nada que ver con lo que era hace veinte años. Si yo le presentara ahora a dos mujeres, una con una enfermedad avanzada y otra completamente sana, le costaría mucho distinguirla. Pero a un médico también. Hemos avanzado mucho en los tratamientos y hemos reducido mucho su toxicidad y sus efectos secundarios. Se puede seguir avanzando tanto en esto como en las tasas de curación.

Cuando se diagnostica un cáncer en un estado avanzado de la enfermedad, ¿ganar tiempo de vida es lo principal?

Antes, sí, pero ahora ya no. Estamos viendo cosas que no están en los libros, como personas que tuvieron metástasis a los que se ha conseguido detener la enfermedad. Hablar de completa curación es complejo porque una persona, por ejemplo, con un infarto de miocardio, o con diabetes, no se cura nunca sino que convive con su enfermedad. Al cáncer se le exige, sin embargo, su erradicación.

¿Cuánto tiempo se está ganando ahora con estos nuevos tratamientos?

Hay muchos tipos de cáncer pero ahora mismo estamos consiguiendo supervivencia de más de diez años con enfermedades que empezamos a tratar cuando ya estaban muy avanzadas.

«Real world data»

La sociedad oncológico que preside está trabajando con el denominado «real world data». ¿Qué es esto exactamente?

Es un tipo de trabajo que resulta muy útil para la investigación y que consiste en analizar la incidencia real de los fármacos contra el cáncer fuera de los ensayos clínicos. Obtenemos los datos reales del medicamento y de su efecto en los pacientes.

¿Están mejorando mucho los medicamentos contra el cáncer?

Muchísimo. La semana pasada se aprobó en EE.UU. un fármaco que consiste en una inmunoterapia indicado para cáncer de mama triple negativo. Ya lo tenemos nosotros pero es que miramos los avances casi cada semana porque esto es un mundo en continuo cambio. Son grandes progresos.

Supongo que ganar tiempo da opciones a probar nuevos fármacos.

La joya de la corona, a mi juicio, de nuestra sanidad en esta materia es la red de ensayos clínicos, lo que nos permite que alguien que viva en un pueblo perdido de la sierra pueda disfrutar de un medicamento muy reciente y que puede mejorar mucho la efectividad del tratamiento.

Solidaridad

¿La gente colabora de buena gana con estos ensayos?

Hay una solidaridad incipiente y se están creando asociaciones que están recaudando fondos para estas investigaciones, por ejemplo, una asociación de mujeres de Higuera de la Sierra llamada «Acocavipra» y que preside una expaciente mía. Esto ahora mismo no es lo corriente, no hay tantas personas altruistas, pero hay que reconocer que tampoco Andalucía es California.

¿El cáncer podría convertirse en el futuro en una enfermedad crónica como el sida?

Eso no se puede descartar, pero el cáncer no es comparable al sida porque su origen es mucho más complejo y no se debe siempre a un factor externo sino interno. Es como un hijo que sale de nosotros. Por eso la inmunoterapia es muy interesante porque es el propio organismo el que ataca al tumor.

¿Las terapias génicas y la investigación con células madre son el futuro de la investigación oncológica?

El futuro está muy relacionado con la inmunoterapia pero aún es una gran hipótesis.

En Estados Unidos hay hospitales dedicados exclusivamente al cáncer.

Es una enfermedad muy extendida, pero estos hospitales monográficos tienen, en mi opinión, sus ventajas y sus inconvenientes. Entre estos últimos, no contar en el mismo edificio con profesionales de otras disciplinas médicas que pueden ayudar en un tratamiento más integral de esta enfermedad.

¿Los países nórdicos son los más avanzados de Europa en la investigación del cáncer?

Si sumamos investigación y beneficio de esa investigación en el conjunto de la población, en España estamos a la cabeza. Aquí cualquier persona sin medios económicos se trata de un cáncer de la misma manera que una persona adinerada. Eso no pasa en Estados Unidos, por ejemplo. España es el país más saludable del mundo, según las últimas estadísticas internacionales.