El psicoterapeuta Jesús Herrera ayer durante su conferencia
El psicoterapeuta Jesús Herrera ayer durante su conferencia - J.J. Úbeda
Educación

Lo que nunca hay que hacer con los hijos adolescentes

El psicoterapeuta Jesús Herrera asegura que hay que poner límites claros a los jóvenes y que, en caso de enfado, es mejor no dejarse llevar por las emociones

SevillaActualizado:

¿Qué hacer con los hijos en situación de conflicto? Es una de las cuestiones a la que responde Jesús Herrera, el psicoterapeuta y director de Proyecto Joven, el programa educativo para adolescentes y familias del Proyecto Hombre que ofreció ayer una conferencia en la Fundación Cajasol.

Con una ponencia titulada «Normas y límites, una cuestión de amor» el especialista abrió un ciclo de conferencias sobre «La puesta de límites y utilización de internet como herramienta educativa».En su intervención dijo que las normas generan el equilibrio y el entorno de seguridad que necesitan los chicos. Porque el problema con los hijos llega cuando se hacen adolescentes.

Es en ese momento cuando los padres se enfrentan a un dilema nada fácil:cómo educar a esos adolescentes. Es el momento de tomar decisiones que, según el psicoterapeuta, siempre se deben tomar desde una perspectiva racional antes que emocional. Es decir, pensar esas decisiones en frío antes de dejarse llevar por el primer impulso. «Los chicos necesitan límites y normas para sentirse protegidos», aclaró Herrera insistiendo en que necesitan esas normas para obedecerlas pero también «para transgredirlas».

Y ahí surge el dilema para los progenitores. Cuando los padres, a veces, no se dan cuenta que esos límites no tienen siempre el mismo nivel de importancia. Ya que no es lo mismo, por ejemplo, cuando el hijo llega tarde a casa que cuando suspende varias asignaturas.

Además Herrera insistió en que los padres no deben dejarse llevar por el enfado. «Un chico no puede pensar que su madre lo ha dejado sin salir porque está enfadada. Así no aprende», explica insistiendo en que hay que dejar claro que «ha hecho las cosas mal».

Evitar el enfado

Herrera hizo varias recomendaciones a los padres sobre lo que nunca deben hacer con los hijos. En primer lugar, siempre se debe evitar actuar desde la emoción o el enfado. En segundo término, tampoco se debe cuestionar a la persona sino la conducta que ha tenido. «No hay que decirle al chico que es un irresponsable sino que ha actuado con irresponsabilidad».

Y, en tercer lugar, se debe huir de los «sermones» y actuar. Si, por ejemplo, el chico llega una hora tarde, al día siguiente tendrá que volver una hora antes. Y, finalmente, insiste en la importancia de la comprensión. Hay que explicarle que, es lógico que lo haya hecho mal. Pero que debe corregir esa conducta.