Presentación del proyecto de reurbanización del entorno de la basílica de la Macarena
Presentación del proyecto de reurbanización del entorno de la basílica de la Macarena - MJ LÓPEZ OLMEDO

Las obras de peatonalización del entorno de la Macarena comenzarán la próxima semana

El plazo de ejecución de la reurbanización de los aledaños de la basílica será de seis meses

SEVILLAActualizado:

El tráfico rodado en el entorno del Arco y de la basílica de la Macarena tiene los días contados. El concejal del Área de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, acompañado por el delegado del distrito Casco Antiguo y concejal de Seguridad, Tráfico y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, y el hermano mayor de la hermandad de la Macarena, Manuel García, ha presentado en la mañana de este lunes el proyecto de reurbanización de este enclave.

«Se trata de una obra demandada desde hace años y que nos permitirá poner en valor un entorno patrimonial de primer nivel, y recuperar espacios para el peatón en la ciudad», ha explicado Antonio Muñoz. «Se inician las obras en agosto tras un diálogo previo con las hermandades, las ampas de los colegios y las entidades vecinales. Es una obra de importancia estratégica para el distrito», ha destacado Juan Carlos Cabrera.

Junto a ellos, el hermano mayor de la Macarena, Manuel García, así como los técnicos responsables del proyecto de la Gerencia de Urbanismo y de la empresa adjudicataria, Grucal, ha asistido a la presentación. La previsión es que la obra tenga una duración de seis meses y esté concluida a principios de 2018.

El contrato de las obras se ha adjudicado a la empresa Grucal por un importe de 277.687,96 euros, lo que supone una rebaja del 40 por ciento sobre el presupuesto de licitación, que fue de 423.711 euros. El proyecto plantea una reordenación del tráfico en la zona eliminando las plazas de aparcamiento que hay junto a la basílica desde su entrada por la calle Bécquer y recolocando nuevo mobiliario urbano y una hilera de naranjos.

El proyecto pretende transformar un espacio que en estos momentos está desordenado y deteriorado, con problemas de accesibilidad, dificultades para el peatón y sin mobiliario urbano ni arbolado en el que se encuentran un BIC como es el arco y la basílica de la Macarena, uno de los templos más visitados de la ciudad.

La reurbanización prevé que esta plaza se convierta en un espacio abierto y diáfano con plataforma única y sin barreras arquitectónicas. Contará con parterres con elementos vegetales y bancos, así como con un nuevo carril bici que favorezca la movilidad ciclista. Los trabajos preliminares, que comienzan esta semana, irán acompañados de estudios arqueológicos. El objetivo es abordar un cambio radical en la imagen actual de este espacio y crear un entorno mucho más amable y noble.

Reordenación del tráfico

En cuanto a la movilidad, se realiza una reordenación del tráfico de forma que el acceso a San Luis se realice a través de la calle Macarena y que el tráfico desde Bécquer se desvíe por Muros hasta Escoberos. Se reubicará la parada de taxis, se reordenará la carga y descarga y se generará un itinerario alternativo para los microbuses de transporte público o escolar que transitan por la zona. De esta forma, no tendrán afectación significativa para los vecinos comerciantes y centros escolares de la zona. Además, el pliego de condiciones incluye la colocación de un pavimento que permita distinguir el trazado de la antigua muralla.

El plazo de ejecución de las obras es de seis meses, por lo que no afectará a la Semana Santa, pero sí a los actos que la hermandad de la Macarena organiza en diciembre con motivo de la festividad de la Esperanza.

De entre el amplio calendario de cultos de la hermandad, la ejecución de estas obras afectaría también a la salida procesional de la Virgen del Rosario. La hermandad se podría plantear dos opciones: ver si la salida pudiera efectuarse desde la basílica, con las debidas condiciones de seguridad, o salir desde la parroquia de San Gil.