Bullas en el centro - j.m. serrano

La oferta de ocio en el centro proyecta a Sevilla como destino turístico navideño

La iluminación, las actividades paralelas y los accesos potencian la afluencia de público

gloria de la torre
sevilla Actualizado:

En la recta final de las fiestas navideñas y pese a no disponer aún de los datos oficiales que llegarán tras el 6 de enero, la afluencia masiva de público en el centro de la ciudad es evidente y tanto los comerciantes como los organizadores de las diferentes actividades y eventos que están funcionando con motivo de la Navidad, la respaldan. Los que llegan por primera vez a ciertos enclaves, como ocurre con el Mercado Navideño del Prado, hablan de «éxito total», y otras zonas en las que ya es tradición la celebración de eventos, como sucede con el Mercado de Artesanía de la Plaza Nueva confirman la «influencia positiva» de la iluminación y el espectáculo de luces. Otros factores como el buen tiempo, la accesibilidad al centro, así como las típicas visitas a belenes y monumentos también han influido para que Sevilla se proyecte como destino turístico navideño.

La oferta de ocio familiar en Sevilla para estas navidades es fuerte y trae un abanico amplio de opciones, especialmente para los más pequeños de la casa. Este año los jardines del Prado de San Sebastián acogen hasta el día 15 de enero un mercado navideño cuyo principal reclamo es la pista de hielo más grande de España —con 800 metros cuadrados— a la que se le han sumado novedades como una pista más pequeña para que los niños puedan aprender a patinar o un tobogán de trineos. «En Nervión siempre nos ha ido bien pero lo de este año en el Prado está siendo un éxito total», explica Nadia Cleven, que trabaja en la organización del mercado del Prado, en el que ayer había largas colas. En años anteriores esta pista se ubicaba en Nervión pero su nuevo emplazamiento ha permitido enriquecerla tanto con diversas atracciones como con un mercado navideño donde se pueden comprar golosinas, chacinas, dulces, darse un masaje o tomar algo. «Abrimos el 17 de diciembre y la primera semana fue tranquila, luego hemos estado casi a diario a tope», asegura Cleven.

El ir y venir de gente lógico en estas fechas se ha visto reforzado por las actividades puestas en marcha desde distintos ámbitos y especialmente respaldadas a nivel municipal. Los artesanos del mercado de la plaza Nueva dicen que «el buen tiempo ha permitido ventas más fluidas que el año pasado en el que se realizaron por bloques los dos o tres días antes de las fiestas importantes», explica Natacha Ródenas, gerente de la Federación de Artesanos de Sevilla, que añade que «la iluminación navideña y el espectáculo de luces han influido positivamente en una mayor afluencia de público». No obstante, los artesanos se muestran prudentes en cuanto a las ventas pues aún no manejan datos y fluctúan entre los diferentes puestos. «El balance inicial es positivo pero lógicamente la crisis está ahí», afirma Ródenas que puntualiza que «el sector consciente de la situación y de que su producto está asociado al capricho ha hecho un esfuerzo por ofertar artículos económicos y ajustar lo máximo los precios para tener compradores».

Para el delegado de Empleo, Economía, Fiestas Mayores y Turismo, Gregorio Serrano, una de las claves del éxito de público en las diferentes actividades que se están desarrollando en la ciudad con idea de hacer de la Navidad sevillana un referente ha sido la «planificación con tiempo, pues comenzamos la reuniones en el mes de julio, así como un trabajo riguroso y serio». Serrano aseguró que «el Ayuntamiento pretendía que Sevilla se tomara como referente para atraer público y de entrada, viendo la masiva afluencia de gente, nos sentimos satisfechos», aunque aún no disponen de datos al respecto.

Belén viviente

Otra zona céntrica donde se ha notado especialmente la afluencia de público por varios motivos es la plaza de la Encarnación. Al reclamo del Antiquarium y las vistas del Metrosol Parasol, se ha sumado este año una apuesta fuerte por un mercado navideño que ofreciera ocio, cultura y tradición. «Hace dos días recibimos una hoja de reclamaciones porque se superó el aforo máximo en la plaza», cuenta orgulloso Roberto López Cruz, gerente de la empresa organizadora. Además de los ya famosos camellos y ponys en los que los niños pueden darse una vuelta uno de los principales reclamos es el belén viviente que se realiza cada tarde entre las 18 y las 20.30 horas y en el que «hasta el niño está vivo». Otro aspecto que, según López Cruz, ha tenido mucha aceptación es la apuesta por acercar personajes típicos antiguos al mercadillo como el «vendedor de pavos, de lotería o de anís». También cuentan con un cartero real, un cajón solidario donde se pueden dejar juguetes y alimentos, además de numerosos puestos en los que se puede encontrar desde artesanía a productos típicos. El balance general «es magnífico tanto por la acogida como por la ausencia de incidentes desde que abrimos el día 3 de diciembre». López asegura que «son culpables del aumento de la afluencia en la zona» y según los datos de los comerciantes del centro «las ventas en el entorno han crecido en un 25%».

En ese sentido, Enrique Arias, presidente de «Al Centro», explicó que el dato medio que manejan de aumento de venta en todo el centro era del 17% y es más acusado en la zona de la Encarnación donde se llega al 25%. «El mercado ha convertido a la Encarnación en un imán para esta zona, es como si de alguna forma la gente hubiese vuelto a retomar el centro de la ciudad y ciertas calles en especial», dijo Arias. Desde Aprocom, Tomás González aseguraba que el atractivo turístico, el alumbrado, la buena accesibilidad y una oferta comercial buena son los los ingredientes necesarios para volver a dinamizar la zona y se están reforzando gracias a la estructuración y planificación de las actividades paralelas. Según dijo esto contribuirá a que «muchas personas recuperen el hábito de venir al centro», dijo.

Desde la asociación de Hoteleros de Sevilla valoran el esfuerzo realizado en torno a la iluminación, los accesos y las actividades. Santiago Padilla, vicepresidente, se muestra convencido de que si «Sevilla, que tiene un gran punto de partida por la religiosidad, mantiene en el tiempo el esfuerzo realizado puede dar importantes frutos hasta consolidarla como referente de destino navideño».