Un padre denuncia la circuncisión a sus hijos durante un viaje a Marruecos

El denunciante asegura que fue en una casa particular sin los medios sanitarios aceptables y por motivos religiosos

SEVILLAActualizado:

Un padre sevillano ha denunciado en los juzgados la circuncisión que le practicaron a sus dos hijos en una casa particular sin los medios sanitarios aceptables y por motivos religiosos cuando los menores estaban de vacaciones en Meknes (Marruecos) con su exmujer.

En su denuncia, a la que ha tenido acceso Efe, el padre subraya que las intervenciones se hicieron en agosto pasado sin su conocimiento y consentimiento, lo que supone un atentado contra su patria potestad, y además contraviniendo la prohibición explícita establecida en su sentencia de divorcio.

Tras el rechazo de la denuncia por parte del juzgado de instrucción 8 de Sevilla, que no consideró debidamente justificada la perpetración de un delito ni daños en los menores, el padre ha presentado un recurso de apelación ante la Audiencia de Sevilla.

El recurso enfatiza que las intervenciones se hicieron en un barrio humilde de la periferia de Meknes denominado Porfinsaka y sobre un sofá típicamente marroquí llamado Tarba.

Las circuncisiones fueron realizadas «supuestamente» por un médico, que no volvió a examinar a los niños para ver la evolución de la heridas y que aplicó una anestesia local sin un estudio previo, según la denuncia, en la que se explica que la casa no contaba con las mínimas condiciones higiénicas.

De hecho, el padre destaca que los menores se contagiaron durante las vacaciones de piojos y él mismo, cuando se desplazó a Marruecos, sufrió picaduras que le produjeron «ronchas de bastante consideración».

El denunciante asegura que no existían informes médicos que avalaran la intervención por motivos de salud y añade que la operación tuvo un carácter puramente religioso, lo que asegura que está acreditado con el dinero que entregaron algunos vecinos cuando visitaron a los niños.

Los menores, cuando han ido al pediatra para las curas, han presentado episodios de pánico, por lo que el padre pide que se les evalúe por posibles traumas psicológicos tras la complicada y dolorosa curación.

El denunciante recuerda que hay una causa abierta en un juzgado sevillano por las lesiones y amenazas de su exmujer contra él y añade que teme una posible venganza de ella tras la denuncia presentada.

El hombre señala que existen sentencias en España que condenan este tipo de operaciones por un delito de lesiones o de imprudencia por la negligencia en efectuar la circuncisión.