Padres de pacientes del Infantil se movilizan contra el Plan de Verano

Los padres de los niños ingresados en el módulo de cirugía de lactantes del Hospital Infantil se negaron ayer al traslado de sus hijos a otra planta de hospital donde tendrían que convivir con niños de más edad al entender que la medida, obligada por las sustituciones de personal durante el verano, supondrá una merma en la calidad asistencial. La dirección sólo pudo trasladar a seis niños.

SEVILLA. Juan J. Borrero
Actualizado:

«Si por algo lucha una mujer es por su hijo». El plante iba en serio. Los padres de los catorce niños ingresados ayer en la unidad de cirugía de lactantes del Hospital Infantil Virgen del Rocío se opusieron ayer al traslado de sus hijos al área de Preescolar C en la segunda planta del centro tal como había programado la dirección del hospital tras hacer la distribución de personal para los meses de verano.

La medida no había sido previamente comentada más que por el personal el día anterior. Los niños, todos lactantes sometidos a alguna intervención quirúrgica, serían traslados al mediodía de ayer a distintas habitaciones de la zona de preescolar. La noticia se confirmaba por la mañana cuando los celadores bajaron para poner adhesivos en cada una de las cunas con el destino de los enfermos.

La falta de información terminó por encrespar los ánimos de los padres que exigieron ser recibidos por la dirección del centro para advertirle de la decisión conjunta de no abandonar la unidad. «Tendrá que venir la Policía antidisturbios para sacar las cuna», apuntaba una madre alterada por los acontecimientos.

Los padres entregaron en la secretaría de dirección un escrito en el que aseguraban que la alternativa ofrecida por el hospital era «cutre, barata y de mala calidad». Los padres creen que la convivencia de sus hijos en post-operatorio con niños mayores aquejados de muy diversos procesos patológicos incrementa el riesgo a infecciones. Además, tendrían que ocupar habitaciones dobles y triples en una planta que consideran no reúne las características de la unidad post-quirúrgica, en la que los niños están ingresados en boxes individuales separados por mamparas acristaladas, lo que dicen que permite un mejor control por parte del puesto de enfermería.

En todo caso, los padres creen que el motivo del traslado se reduce a un criterio econocimicista de gestión hospitalaria para no cubrir las bajas por vacaciones, y rechazan que la causa sea el descenso de la presión asistencial en esta época del año, al menos durante estos días, porque la unidad está prácticamente al máximo de su capacidad.

Por la tarde la dirección mantuvo reuniones individuales con los padres que se negaban al traslado convenciendo a la mitad de ellos. El resto, que se negó en todo momento, se replanteó la situación tras serle ofrecida como alternativa el alta voluntaria, si bien a ultima hora se mantuvieron en su negativa.

«OTROS AÑOS NO HUBO PROBLEMA»

El cierre durante los meses de verano de la unidad de hospitalización de cirugía del lactante del Hospital Virgen del Rocío no es una novedad. La dirección del centro sanitario explicaba ayer que se viene realizando cada año y que nunca antes hubo problemas como el suscitado ayer por la negativa de los padres a abandonarla.

Fuentes de la dirección del hospital señalaron que el motivo del traslado es la correcta adecuación de los recursos a la demanda asistencial de los meses de verano, en los que asegura que el Hospital Infantil no supera el 60 por ciento de su capacidad.

El propio director del hospital comunicó a los padres que la planta en la que serán ingresado los lactantes cuenta con el personal adecuado y que el hospital se esforzará porque las coincidencias de lactantes y niños en edad preescolar sean las menos posibles, si bien haciendo la salvedad de que las instalaciones del centro están preparadas para atender a niños de cero a catorce años.

Médicos del centro consultados por ABC señalaron que no existe inconveniente de tipo facultativo para la estancia de los lactantes en la segunda planta al tratarse también de una unidad de cirugía atendida por cirujanos, estimando que los motivos de la negativa de los padres deben encontrarse en factores de organización de la unidad.