Estado del parque infantil Blancanieves
Estado del parque infantil Blancanieves - ABC
Urbanismo

El parque infantil Blancanieves, abandonado y sin conservación

IU denuncia la falta de cuidado de las zonas verdes y la pérdida de la inversión de 2011

SevillaActualizado:

El parque infantil Blancanieves, que en tiempos sirvió como aula al aire libre de seguridad vial para que los escolares sevillanos tuvieran su primer contacto con el Código de la Circulación, presenta un aspecto deplorable como a simple vista puede comprobarse con sólo echar una mirada entre las rejas que lo delimitan en la avenida de la Borbolla, a la espalda de la Plaza de España.

El grupo municipal de Izquierda Unida denunció ayer la situación de «absoluto abandono» y el aspecto «totalmente desolador» que presenta el parque infantil. Matojos, malas hierbas, ramas desgajadas, tocones de palmeras afectados por el picudo rojo y terrizos sin cubierta vegetal con todo tipo de desechos es la lamentable imagen que ofrece el parquecito aledaño al recinto donde los niños aprenden a comportarse en la vía pública ya sea como peatones, ciclistas o conductores a pedales.

El portavoz de IU, Daniel González Rojas, denunció ayer «la falta de mantenimiento y el deterioro generalizado» que sufre la zona verde, cuyo mobiliario urbano está inutilizado o directamente destrozado.

«Este es, sin duda, un ejemplo más de la desastrosa gestión que el gobierno del PSOE viene haciendo en materia de arbolado y de zonas verdes, como podemos comprobar todos los días», aseveró el portavoz de IU durante una visita que giró a las instalaciones.

El parque infantil Blancanieves reabrió sus puertas hace ahora seis años después de una profunda remodelación para convertirlo en un jardín de Colecciones Didáctico y Medioambiental, que albergaba más de 450 especies vegetales procedentes de todo el mundo, algunas de ellas autóctonas y en peligro de extinción. Se restauraron los parterres, se cuidaron las plantas y se acondicionó la red de caminos y senderos además de mejorar la instalación de riego y de iluminación. Se colocaron diferentes pérgolas, albercas, estanques y juegos de cerámica infantiles.

La fundación Furja XXI, hoy sin actividad, se hizo cargo de su mantenimiento a través de la escuela taller de jardinería Joaquín Romero Murube, pero la quiebra de la fundación y su disolución derivó en el abandono de las instalaciones.

«Pero de todo eso ya no queda nada en pie tras siete años», se lamentó Rojas, quien señaló que su grupo político ha pedido explicaciones al gobierno local por esta situación de abandono y dejadez en la Comisión de Ruegos y Preguntas, «sin que hasta el momento nos hayan aclarado nada». «Queremos saber qué servicio del Ayuntamiento es el responsable de limpieza y mantenimiento».