Operarios de Parques y Jardines realizan tareas de apeo en la avenida de Cádiz - MJ López Olmedo

Parques y Jardines pone ahora el foco en la poda de unos 15.000 árboles en la ciudad de Sevilla

El Ayuntamiento concluirá a finales de este mes los trabajos de apeos de ejemplares con riesgo de desplome

SEVILLAActualizado:

Adolfo Fernández, director de la Delegación de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla, anunció este martes que a finales de este mes de julio terminarán los trabajos de apeo que se están llevando a cabo en el medio millar de árboles de la ciudad que quedaban en una situación de riesgo 4, «de acuerdo con los informes técnicos de Parques y Jardines».

Una vez erradicado el peligro de derrumbe de ejemplares, Parques y Jardines se dedicará al cuidado y mantenimiento del resto del arbolado, con «especial vigilancia» a las especies que tienen un nivel de riesgo alto 3, que significa que el árbol tiene ramas o parte de la copa que se deben podar, pero no es necesario el apeo del ejemplar. Según las estimaciones del responsable de Parques y Jardines, alrededor de 15.000 árboles de la ciudad presentan este nivel y necesitan ser podados.

Tras el trabajo realizado durante este mandato de los casi 2.500 ejemplares que se encontraban en deficiente estado de conservación en el año 2015, en la próxima campaña, que comenzará este otoño, se procederá a la plantación de unos 5.000 nuevos árboles en aquellos alcorques que han quedado vacíos, «tras la eliminación de ejemplares que eran irrecuperables debido a los daños que arrastraban desde hace más de un lustro y que suponían un grave riego de desplome para la población». Además, se plantarán más árboles de sombra en otros lugares de las vías públicas y plazas de la capital.

Las tareas de apeo se realizan durante el verano para tener margen para preparar los alcorques para la próxima campaña de plantación. El Consistorio está trabajando tanto en la selección de las nuevas especies como en los criterios de plantación, en coordinación con distintos servicios municipales. Además, Parques y Jardines está agilizando los trabajos debido a que en época estival, con las altas temperaturas, hay más riesgo de desplome.

Fuentes municipales recordaron que en 2016 se constituyó la mesa ciudadana, con representantes de distintas entidades y expertos, para la gestión del arbolado de la ciudad. En estos dos años se ha reunido al menos en cuatro ocasiones.

Los apeos se han realizado de forma progresiva. No obstante, el gran número de incidentes sobre el arbolado detectados en el verano de del año pasado a consecuencia del calor ha obligado al Ayuntamiento a acelerar los trabajos este verano.

Caída de ramas

Muchas de estas incidencias se han producido en barrios donde se está interviniendo. Así, según informaron fuentes municipales, los árboles del Pumarejo apeados provocaron dos accidentes por caídas de rama entre los meses de mayo y junio. En concreto, el 14 de mayo, a las 15. 23 horas, los Bomberos tuvieron que intervenir en la plaza del Pumarejo debido a que una rama estaba a punto de caer sobre los veladores de un bar. Allí, detectaron que habían caído varias ramas de un mismo árbol. Además, el 14 de junio, una persona resultó herida a las 00.05 horas, tras el desplome de una rama de siete metros.

En relación a la tala de árboles en estado de prudrición en la avenida de Cádiz y que ha suscitado las críticas de la oposición, el Ayuntamiento afirma que se han producido al menos once incidencias en los últimos años, en las que tuvieron que actuar los Bomberos por caídas de ramas o árboles «provocando incidentes de gravedad en esta calle».

Árbol podrido
Árbol podrido - ABC

Parques y Jardines está llevando a cabo la replantación de los alcorques vacíos en diferentes distritos de la ciudad «en la medida en que se superan los problemas de infraestructuras, servicios o desplazamiento de pavimentos como consecuencia de plantaciones inadecuadas». Se han superado ya las 2.500 plantaciones y en la última campaña se plantaron más de 1.100 ejemplares.

El pasado mes de marzo el Ayuntamiento adjudicó nuevo contrato para ampliar los recursos destinados a arbolado. El nuevo modelo cuenta con un presupuesto de 54,2 millones de euros y contará con una plantilla de entre 340 y 350 personas. El nuevo modelo permitirá la conservación de los árboles ubicados en la vía pública, para lo que se dispondrá de 21 cuadrillas con 77 operarios. Asimismo, existen seis contratos de parques, que conservarán 5,4 millones de metros cuadrados de zonas verdes. Por último, se han firmado dos contratos para gestionar los 1,3 millones de metros cuadrados de jardines y vías públicas de los barrios.

Técnicos especializados

El director de Parques y Jardines ha hecho un llamamiento a «la tranquilidad» y ha defendido que «los técnicos de Parques y Jardines son funcionarios de carrera muy cualificados y con una dilatada experiencia, no están vinculados a ningún partido político y trabajan con el máximo rigor para garantizar la seguridad de las personas».

Según ha recalcado Adolfo Palomares, «los árboles que han sido objetos de apeos tenían un severo deterioro y contaban con un informe técnico previo individualizado que detallaba su estado de conservación». «Nuestro trabajo ha consistido en gestionar el riesgo en materia de arbolado, algo que no se había hecho antes y se ha realizado por primera vez en este mandato municipal».

Plan del arbolado

En el año 2015, en el inicio del mandato, se produjo la caída de una rama sobre dos personas que provocó graves heridas a ambas personas. A raíz de esa caída, se realizó un diagnóstico de todo el arbolado de la ciudad como paso previo para la elaboración de un Plan de Gestión del Arbolado Urbano de la ciudad que tiene como principal objetivo mejorar la conservación, ampliar el número de ejemplares y poner en valor el arbolado desde el punto de vista paisajístico, ecológico y de la salubridad.

Los datos reflejaban entonces que el mal estado del arbolado había provocado una media de 1.000 incidencias en la vía pública al año entre 2013 y 2015, algunas con heridos y otras con daños materiales

Las conclusiones de este estudio sobre un total de 200.000 árboles en la ciudad se presentaron y expusieron públicamente. Se estableció una categoría del arbolado con cuatro niveles en función del riesgo y de las posibilidades de recuperación de los ejemplares. Dentro del nivel 4 se fijaron un total de 2.500 árboles que por distintos motivos no se podían recuperar y suponían un riesgo para la población (un 1% del total del arbolado de la ciudad).

El resto de ejemplares requieren de un seguimiento y un tratamiento para evitar que lleguen a esa situación de nivel 4, objetivo que se ha tratado de conseguir en la medida de las posibilidades durante este año.

Adolfo Fernández señaló que los motivos por los que este arbolado llegó a esta situación en 2015 son variados: una selección inadecuada de especies; la mala calidad de la planta utilizada procedente de vivero sin cumplir estándares mínimos; malas condiciones de plantación; la falta de adopción de las medidas necesarias para garantizar un desarrollo radicular mínimo del árbol que, a veces es invadido por servicios y tendidos subterráneos, o la inadecuada organización en los medios durante mucho tiempo con incidencia en las podas o la conservación.