La portavoz de Participa Sevilla este jueves en la Plaza Nueva con un collarín
La portavoz de Participa Sevilla este jueves en la Plaza Nueva con un collarín - ABC

Participa Sevilla amenaza con romper el pacto que da el gobierno al PSOE en el Ayuntamiento de Sevilla

El desalojo policial de los manifestantes de Lipasam provoca una crisis interna

A. G. R.
SEVILLAActualizado:

El desalojo policial de los manifestantes de Lipasam que se llevó a cabo el miércoles en el Ayuntamiento ha desembocado en un rifirrafe con toda clase de acusaciones cruzadas entre los partidos de la izquierda radical y el gobierno socialista. Por una parte, la Policía ha presentado partes de lesiones de tres agentes como consecuencia del enfrentamiento con los manifestantes que se quedaron dentro del Ayuntamiento para hacer un encierro. Por la otra, la portavoz de Participa Sevilla, Susana Serrano, apareció este jueves por la Plaza Nueva con un collarín como muestra del supuesto trato violento sufrido por los policías. De un lado, los grupos municipales de Participa e IU defendieron que «no había ninguna razón» para que la Policía Local desalojase del Ayuntamiento a sus concejales y miembros, junto con los trabajadores contratados intermitentemente entre 2013 y 2016 por la sociedad municipal Limpieza Pública y Protección Ambiental (Lipasam), cuando estos últimos celebraban una protesta sorpresa dentro del edificio municipal.

Tanto Serrano como el portavoz de IU, Daniel González Rojas, criticaron el citado desalojo y volvieron a pedir la dimisión o destitución del socialista Juan Carlos Cabrera como concejal de Seguridad. Ambos achacan al gobierno local y la Policía métodos «violentos» en el desalojo de los manifestantes, que tras entrar en el Ayuntamiento para reunirse con estos dos partidos políticos decidieron quedarse dentro y hacer un encierro.

El delegado de Seguridad, en ese sentido, alega que estos extrabajadores de Lipasam accedieron al Ayuntamiento con el argumento de mantener reuniones con IU y Participa, aprovechando esta excusa para trasladar al interior del Ayuntamiento las protestas que diariamente celebran frente al mismo. Además, señala que la actuación policial se produjo al no atender los manifestantes los avisos de los agentes para que depusiesen voluntariamente su actitud.

«Estuvimos a punto de asfixiarnos»

Susana Serrano, por contra, defiende que se trataba de una «protesta espontánea y pacífica», ante la cual «no había ninguna razón» para el desalojo. «Nos echaron literalmente a patadas y empujones, estuvimos a punto de asfixiarnos», enfatizó la líder podemita, que anunció que ha puesto una denuncia contra el propio Cabrera, a cuenta de las lesiones sufridas personalmente. «Tengo lesiones en el cuello y parte de la espalda y he perdido media uña» de un dedo de un pie, señaló.

«Esto no se puede consentir», reiteró Susana Serrano, criticando que no se respetase supuestamente el «derecho» de los extrabajadores y los partidos a celebrar reuniones «libremente» en sus propias dependencias. «Nos están ninguneando», se quejó antes de anunciar la medida más contundente que pretende llevar a cabo su partido. Según Serrano, el próximo sábado la asamblea de Participa Sevilla debatirá la idea de promover «un giro de 180 grados» en su estrategia ante los «incumplimientos» del PSOE y su ausencia de «escucha» a los colectivos. «Vamos a contemplar todas las posibilidades que tenemos en nuestra mano para cambiar la situación de este Ayuntamiento», aseguró para insinuar una posible moción de censura.

Por su parte, Daniel González Rojas, se quejó de que «no es normal que la Policía desaloje a tres concejales, una diputada del Parlamento andaluz y un grupo de trabajadores que reivindican sus derechos». Por ello, pide «depurar responsabilidades», señalando expresamente a Juan Carlos Cabrera para que sea destituido.