El PP de Sevilla cree que se ha producido un «recrudecimiento del problema de la movida»
El PP de Sevilla cree que se ha producido un «recrudecimiento del problema de la movida» - JUAN FLORES
CONVIVENCIA

El Partido Popular y los vecinos alertan del «recrudecimiento» de la movida en Sevilla

Beltrán Pérez augura un «otoño caliente» ante la «inacción» del gobierno socialista de Juan Espadas

JESÚS MORILLO
SEVILLAActualizado:

La movida y el ruido es un problema recurrente de determinadas zonas de Sevilla, como el Arenal, la Alfalfa, Los Remedios o, más recientemente, la Macarena. El problema, además, ha ido a más en los últimos meses, según ha denunciado este martes tanto el PP como las asociaciones de vecinos de estos barrios, tras una reunión que han mantenido en el Ayuntamiento. El portavoz del PP en e Ayuntamiento, Beltrán Pérez, fue muy claro: se ha producido en los últimos meses un «recrudecimiento del problema de la movida».

Algunos de los problemas ocasionados por la movida y el ruido los resumieron vecinos como Antonio Fernández Pérez, de la Asociación de Vecinos Torre del Oro, quien viene sufriendo las consecuencias del botellón desde la Expo 92 y que ha llevado estas prácticas ilegales más de una vez a los tribunales.

Por su parte, José María Cañizares, presidente de la Asociación de Vecinos de Los Remedios, se refirió a las tradicionales consecuencias negativas para el barrio de la ubicación de la Feria, donde se organizan, denunció, botellones a diario desde que comienza su desmonaje, pero también a nuevos problemas. Así, lamentó la proliferación de ruido provocado por la «cantindad inmesa de veladores» que se han instalado en los últimos años en las calles Virgen de Luján y Flota de Indias.

La situación más dramática, sin embargo, la relató el presidente de la Asociación de Ruido Macarena, Luis de Paz, en relación con tres discotecas abiertas en la calle José Díaz, que sumadas a la movida y el botellón está obligando a vecinos, según denunció, a malveder sus pisos para marcharse a vivir a otro lugar. En ese sentido, aseguró que hay vecinos que tiran colchones en el pasillo o en las habitaciones interiores porque el ruido no les deja dormir en los dormitorios que van a la calle. «El Ayuntamiento no es que no haga nada al respecto, sino que se desentiende de la situación», denunció De Paz.

El PP critica la «inacción» de Espadas

El popular Beltrán Pérez, junto a representantes de asociaciones de vecinos
El popular Beltrán Pérez, junto a representantes de asociaciones de vecinos - ROCÍO RUZ

El portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento, Beltrán Pérez, insistió en este argumento para acusar al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, de incumplir los compromisos plenarios y no constituir la mesa de seguimiento y control del problema de la movida y el ruido. Ante esa «inacción» del gobierno municipal, relató Pérez, el PP decidió constituir y celebrar la primera reunión de esta mesa, en la que los representantes de las asociaciones de vecinos les contaron sus problemas. «Los vecinos están despamparados por la falta de actuación municipal», se lamentó.

Ante la, en su opinión, falta de iniciativa municipal, el dirigente popular auguró, tras ralentizarse el problema en verano por las vacaciones, un «otoño caliente de movida», por lo que instó al equipo de gobierno sevillano a actuar, sabiendo que este es un problema que no se ataja «en tres días», sino que requiere soluciones continuadas en el tiempo.

Las soluciones pasan, de entrada, en el aumento de las inspecciones a los establecimientos hosteleros para comprobar si el número de botellones es el que tienen concedido y sancionar a todos a aquellos establecimientos que inclumplen esta normativa y la del ruido. Estas medidas deberían acompañarse, según Pérez, con actuaciones en materia educativa, con la creación de actividades de ocio alternativo para jóvenes en Sevilla y el diálogo con la asociación de los empresarios de la noche, los «más interesados», en evitar estos problemas.

Por el derecho al descanso

Beltrán Pérez también señaló como focos de ruido a algunos estudiantes extranjeros que residen en Sevilla, aunque sin querer demonizar a un colectivo que incluye a muchos erasmus. Por ello, pretende ponerse en contacto con la universidad y con academias para que puedan trasladar a estos jóvenes que «Sevilla no es una ciudad para gritar en la calle y hacer lo que no harían en sus ciudades de origen».

Con todo, el portavoz del PP emplazó al alcalde a ponerse a trabajar, junto a las asociaciones de vecinos, en atajar los problemas de la movida, el ruido y el botellón y hacer prevalecer el «derecho al descanso», que para los populares se sitúa como prioritario. «Cuando se ha actuado contra la movida, el problema se ha reducido», concluyó Pérez.