Alfonso Carmona, en un momento de la entrevista
Alfonso Carmona, en un momento de la entrevista - VANESSA GÓMEZ
SEVILLA

El pediatra Alfonso Carmona: «¡Yo he visto en mi consulta a un niño darle una torta a su padre!»

El nuevo presidente del Colegio de Médicos afirma que «los padres se creen que protegen a sus hijos diciéndoles que sí a todo»

SEVIlAActualizado:

Durante los próximos cinco años, Alfonso Carmona (Andújar, 1950) será presidente del Colegio de Médicos de Sevilla. Este facultativo trabajó en la sanidad pública andaluza más de 35 años y hoy es jefe de Pediatría de QuironSalud Sagrado Corazón y la Clínica de Fátima, así como director del Instituto Hispalense de Pediatría, del que es fundador. Carmona puede llevar ese frenético ritmo de trabajo y compaginarlo con la familia «porque -dice- soy muy activo, duermo poco, unas cuatro horas y media cada día». En el Insituto Hispalense de Pediatría acaba de inaugurarse una Escuela de Padres «para enseñar a educar a los niños desde los cero años. A su juicio, la tiranía de muchos niños ha hecho que muchos hijos se conviertan en pequeños dictadores en su casa.

Hubo un tiempo en que los maestros y los médicos eran autoridades respetadas. Hoy los dos se quedan de agresiones en las aulas y las consultas. ¿A qué se debe y cómo se frena?

El médico ha llegado a un punto de estima social muy bajo. También se debe a la sociedad en la que vivimos, donde se ha perdido el respeto y el valor por el esfuerzo. En su día un político dijo que no pararía hasta ver a los médicos en alpargatas. Fue una forma de atacar a una clase que entonces se consideraba que estaba en la élite. Ese político ha cambiado mucho y creo que hoy no lo diría. No entiendo cómo se puede atacar a una persona que sólo puede hacerte un bien.

Hay médicos que tienen tantos pacientes citados que apenas levantan la vista del ordenador mientras toman nota.

Es inviable ver a 80 pacientes en una mañana. Eso no pasa en Europa. Eso crispa al paciente y al médico, y al final todo el mundo explota. Se está perdiendo la empatía del médico con el paciente y del paciente con el médico. Si pierdes eso se pierden el 50% de la acción médica porque la confianza cura. ¿Qué confianza puedes tener con un paciente si apenas le explora?

La Ley contemplará multas para los padres cuyos niños estén borrachos en la calle. Como pediatra que es, ¿piensa que es útil esa medida?

Yo lo veo bien. Y el niño, que haga trabajos sociales. En los servicios de Urgencia se ven a niños con comas etílicos. La sociedad ha cambiado a una velocidad vertiginosa y los valores se han esfumado. Tú no puedes dejar de controlar a un niño de 13 o  14 años, saber con quién sale, qué hace o no... porque el niño que consume alcohol desde los 12 años es fácil que se convierta en un adicto. El problema es que hay que dedicarle tiempo al niño y los padres cada vez tienen menos tiempo.

¿Qué daños provoca la bebida en un niño de 14 años durante los fines de semana?

Neurológicamente le afecta siempre, pero también al hígado, al corazón... El niño que empieza a beber con 14 años y tiene predisposición se le despierta la adicción y cae en picado.

¿Se han incrementado los problemas de salud mental en los menores?

Sí, con problemas de adicción al alcohol, marihuana, móviles... Ahora hemos abierto en el Instituto Hispalense de Pediatría una unidad de adicciones para niños a partir de los 10 años. ¡Pero si ahora los padres le dan el móvil a niños de 6 años para tranquilizarlos en los restaurantes en lugar de estimularlos o enseñarles a comer! Hay una gran dejadez por parte de los padres. Hemos creado también una Escuela de Padres para enseñar a educar a un niño desde los cero años. ¡Yo he visto a un niño pegarle una torta a su padre en la consulta! El problema de los padres de ahora es que se creen que protegen a sus hijos diciéndole a todo que sí. El niño ha terminado convirtiéndose en el que manda en la casa.