Audiencia Provincial de Sevilla
Audiencia Provincial de Sevilla - Manuel Gómez
Tribunales

Pegaba y abusaba de la hija de seis años de su expareja y achacaba las heridas a caídas fortuitas

La Audiencia de Sevilla condena al varón a casi cinco años de cárcel

SevillaActualizado:

Las lesiones y hematomas que presentaba una niña de seis años de edad en las dos ocasiones que tuvo que ser atendida en 2013 en un centro médico no eran producto de «caídas fortuitas» como explicaba a los sanitarios la pareja de su madre, a quien la menor llamaba «papá», sino que eran el resultado de bofetadas o golpes en la cabeza con un coche de juguete dados por este varón, quien además realizaba tocamientos en sus partes íntimas a esta víctima. Por todos estos hechos probados, la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla ha condenado a M.A.T.L., de 35 años de edad, a cuatro años y once meses de cárcel como autor de un delito continuado de abusos sexuales, y a 120 días de trabajo en beneficios de la comunidad por dos delitos de lesiones en el ámbito familiar.

Igualmente, el tribunal, después del juicio celebrado el pasado mes de febrero, le ha impuesto al varón una prohibición de aproximación y comunicación con la menor, así como cinco años de libertad vigilada.

La condena impuesta fue la solicitada por el Ministerio Público en sus conclusiones definitivas, a la que se adhirieron las abogadas de la acusación y de la defensa. Además, el acusado mostró su conformidad en cuanto al cumplimiento de las penas de trabajos en beneficio de la comunidad.

Tratamiento despectivo a la menor

El acusado mantenía una relación sentimental con la madre de la menor, nacida en 2007, desde julio de 2012, conviviendo con ambas desde marzo de 2013 en la capital andaluza. Durante los meses que duró la convivencia M.A.T.L. trataba «de forma despectiva» a la niña.

En los momentos en los que se quedaba solo con ella, llegó a propinarle bofetadas, golpes en la cabeza, tirones de pelo arrancándole mechones y a chocarle con juguetes. A veces por el simple hecho de haberse orinado en la cama. Por las lesiones sufridas tras estas agresiones la menor fue atendida en un centro médico y un hospital.

«En varias ocasiones», aunque no se han podido concretar por el tribunal, el acusado entraba en la habitación de la niña mientras ella dormía y le realizaba tocamientos. El varón le advertía de que no debía contar nada porque de lo contrario le haría daño a su madre o al bebé que esperaba. La madre rompió la relación sentimental con éste en junio de 2013.

El tribunal recoge que la menor «con espontaneidad y seguridad» relató en la prueba preconstituida tanto las agresiones físicas como los tocamientos que el acusado de manera reiterada por las noches efectuaba.

De otro lado, la Sala ha estimado en su sentencia, facilitada a este periódico por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, la atenuante de reparación del daño ya que el acusado pagó a la madre de la menor 3.700 euros.