Una joven por una calle del barrio de Nervión
Una joven por una calle del barrio de Nervión - ABC

Cae una peligrosa cédula de la mafia croata que robaba en casas de Sevilla mediante la técnica del «resbalón»

Pretendía asentarse en la capital y utilizaba técnicas altamente especializadas en la apertura de puertas

SevillaActualizado:

La Policía Nacional ha desarticulado una cédula de la mafia croata dedicada a los robos con fuerza en el interior de viviendas que pretendía asentarse en Sevilla y que utilizaba técnicas altamente especializadas en la apertura de puertas.

La investigación comenzó gracias a un dispositivo preventivo para evitar robos en el interior de domicilios, que detectó a tres mujeres que se encontraban en la estación de Santa Justa y caminaban a gran velocidad en actitud de huida, ha informado la Policía.

Los agentes siguieron al vehículo con el que se dirigieron al barrio de Nervión, donde se dedicaron a hacer llamadas a porteros automáticos, aperturas de las puertas de los edificios y entradas y salidas frecuentes de los bloques, con la finalidad de marcar la vivienda donde robar con éxito.

Objetos y dinero recuperado en los cacheos
Objetos y dinero recuperado en los cacheos - ABC

Tras entrar y salir de varios bloques de viviendas, los agentes detuvieron a estas mujeres cuando se introducían en su vehículo tras cometer uno de los robos sin que tuvieran tiempo de deshacerse de los efectos sustraídos, ya que tras una rápida requisa en el edificio comprobaron como una de las puertas estaba totalmente fracturada, abierta y todo revuelto.

En el cacheo de seguridad se recuperaron numerosas piezas de joyería, herramientas, calcetines que utilizaban a modo de guantes, para evitar dejar huellas, más de quinientos euros en efectivo, así como numerosos efectos de los que hasta ahora se desconoce su procedencia.

La Policía ha constatado que estas mujeres accedían a los bloques de viviendas llamando insistentemente a los telefonillos, hasta que algún inquilino les abría.

Una vez en el interior del edificio, accedían a los pisos y comprobaban que las puertas cerradas no tuvieran la llave echada o cualquier otro dispositivo de seguridad, lo que les permitía robar mediante la técnica del «resbalón» consistente en el uso de un fleje de plástico para vencer el pestillo de la cerradura cuando esta no tiene las vueltas de llaves echadas.

Y si las puertas de entrada estaban cerradas con vueltas de llave, utilizaban la técnica del «apalancamiento», consistente en apalancar diversos puntos de la puerta mediante destornilladores de grandes dimensiones.

Las detenidas fueron puestas a disposición de la Autoridad Judicial, como presuntas autoras de robo con fuerza y pertenencia a organización criminal, quien decretó el ingreso en prisión inmediato para todas ellas.