Cafetería del Real Alcázar que va a seguir siendo gestionada por Serenísima Iberia
Cafetería del Real Alcázar que va a seguir siendo gestionada por Serenísima Iberia - J.M. Serrano
Patrimonio

Polémica adjudicación de la cafetería del Real Alcázar de Sevilla a una «oferta anormal»

La firma que gestiona el bar, Serenísima Iberia, se lleva de nuevo el concurso ofreciendo un canon «temerario»

El Alcázar de Sevilla, un palacio mudéjar abierto al mundo

SevillaActualizado:

El servicio de cafetería del Real Alcázar de Sevilla volvió a adjudicarse ayer por parte de la mesa de contratación en medio de una importante polémica. Ésta se ha generado entre las empresas concurrentes a raíz de una concesión que entienden que ha sido anormal a tenor de las cifras manejadas por parte de la compañía que ha resultado ganadora, Serenísima Iberia S.L. (del grupo Serenissima Ristorazione), una multinacional italicontraana que ya tenía otorgado dicho servicio hasta la fecha y que viene gestionando esta instalación desde 2011. Para la renovación se presentó junto a otras siete posibles licitadoras, resultando de nuevo la propuesta escogida por la mesa. Pero con un trasfondo bastante llamativo por una oferta considerada temeraria al alza.

La cuestión está centrada en las cantidades ofrecidas por la firma que ha ganado, que no se ajustan en absoluto a las que se exponen en el pliego de prescripciones técnicas del contrato sobre el que los aspirantes han trabajado para trasladar a la mesa sus propuestas. Esos números del pliego son las supuestas cifras «reales» de la explotación y se extraen del propio funcionamiento de la cafetería. Se trata, por tanto, de las hipotéticas cantidades que ha manejado Serenísima Iberia estos años en el bar del palacio real medieval. Sin embargo, ha logrado renovar la adjudicación ofreciendo un dinero muy por encima del establecido para competir.

Ateniéndose estrictamente al pliego, los demás aspirantes se han quedado muy cortos, por lo que podría concluirse que los datos de ingresos que en su día aportó la empresa italiana al Patronato del Alcázar para diseñar el documento no son reales. Como se ha visto después, ha obtenido más puntos ofertando muy por encima de lo señalado por ella misma como números de explotación. Una oferta temeraria al alza que haría inviable el negocio si se toma como base el dinero que se reflejó en el pliego.

Más gasto que ingreso

En las citadas cifras del pliego técnico, al que ABC ha tenido acceso, se indica que los ingresos previstos son de 790.500 euros al año. Y, por otro lado, se señala que los gastos de funcionamiento de este servicio suponen 593.550 euros anuales, a los que hay que añadir obligatoriamente 30.000 euros en obras de mejora y el canon a abonar por la concesionaria, de 50.000 euros según el pliego pero que estaba siendo ya de 90.000 euros al año en realidad.

Lo sorprendente de todo ello es que Serenísima Iberia ha pasado a ofrecer un canon de 262.550 euros, cantidad desorbitada y muy por encima incluso de esos 90.000 que daba hasta ahora. Esta propuesta de pago anual por la concesión ha sido decisiva a la hora de que la mesa de contratación conceda más puntuación a la firma transalpina y, por ello, ésta resulte ganadora. Pero si se suma ese canon de 262.550 euros a los 30.000 de las obras y los 593.550 de gastos de funcionamiento, se obtiene un montante de 886.000 euros, prácticamente 100.000 euros más de los ingresos que contempla este servicio de cafetería según el propio pliego elaborado por el Patronato del Alcázar. ¿Alguien presenta una oferta para perder 100.000 euros al año por regentar la cafetería?

Se trata de una oferta temeraria al alza que ha servido para obtener la adjudicación tras ser admitida por la mesa. En el mismo pliego (punto 8, el de los «parámetros objetivos para considerar una oferta como anormal), establece claramente que «se considerarán anormales las ofertas que presenten un canon anual que difiera de la media de las ofertas presentadas un 25%». Según esta afirmación, las propuestas presentadas por las empresas Serenísima Iberia y también por Mediterránea de Catering «incurrirían en una oferta anormal».

Tanto es así que en la resolución de la mesa del 6 de mayo (previa a la adjudicación de ayer y en la que ya se puntuaba) se requiere a esas dos compañías la «acreditación de la posibilidad del cumplimiento de contrato con el canon presentado». Algo que la ganadora hizo para llevarse la concesión, que alguna de las compañías competidoras va a recurrir y que ya ha puesto en manos de abogados.

Desde Serenísima Iberia se expuso a este periódico que «no hay nada que decir» al respecto y que no es la compañía la que debe explicar nada «sino quien contrata, pues se ha hecho desde la concurrencia pública y ajustándose a las normas administrativas». Desde el Ayuntamiento, por su lado, se admitió que el asunto «se abordó en la mesa, pero se justificó por parte de la empresa que podría asumir esas condiciones, con lo que no se puede invalidar la oferta».